Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTOLOGÍA DE BABEL | POESÍA

Wodwo

Hay un tipo de cuerpo

más pequeño que la garza

y de forma más sincera

que huele como a almizcle.

No pone por vicio

tampoco se acopla

y en las regiones etéreas,

donde le arden las plumas,

es un rumor muy común

-complexión intransigente-

su clara tendencia al pasto.

Las llamarían plomadas.

Otra bestia sólida,

que cunde en los sueños,

rozada a intervalos

y algo aumentada

provoca los fuegos.

Nunca habita en ruinas

no posee salsa

y sólo Aristóteles

sabe del oficio

de sus orificios.

Son las vacas negras

o ley comejenes.

Quién digiere el hierro,

la silla,

el mucílago?

Sólo se recuerda

el lugar del nido

y la forma enfriada

que olvida en sus viajes.

Amarrado el hombre

al riñón violento

dicen que apacigua

el dolor de aire

y el búfalo intenso.

¡Qué especie exterior!

¡Qué humedad rabiosa!

Equilibrio lábil,

el cerdo infrecuente,

evoca el abismo.

(2006)

Francisco Ferrer Lerín (Barcelona, 1942) es ornitólogo y licenciado en Filología Hispánica. Sus tres libros de poemas De las condiciones humanas (Trimer, 1964), La hora oval (Ocnos, 1971) y Cónsul (Península, 1987) se recogen, íntegros y acompañados por un bloque de inéditos, en Ciudad propia. Poesía autorizada (Artemisa, 2006). Níquel (Mira, 2005) es su novela autobiográfica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006