Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Copa del Rey

Un mito en el palco del Écija

Gordillo, directivo del club andaluz, dice a sus jugadores que se "diviertan" ante el Madrid, y opina que el problema de la selección es que "no sabe competir"

La eliminatoria copera entre el Écija y el Madrid tiene un protagonista claro: Rafael Gordillo. El que fuera jugador del Betis, del Madrid y del propio Écija es ahora, a los 49 años, el director deportivo del conjunto sevillano. Por si el currículo no fuera suficiente, Gordillo fue el encargado de sacar la bola en el sorteo que decidió los emparejamientos.

Gordillo y un grupo de ex futbolistas y amigos, como Roberto Ríos, José Mari y Pedro Buenaventura, se han puesto al mando del Écija con la intención de sanearlo y diseñar y ejecutar un proyecto que consolide al club en la Segunda División. "Ríos me llamó para que me uniera al proyecto. Al principio, le dije que no, que estaba muy liado con mis cosas. Pero, al final, aquí estoy echando una mano", asegura.

Para un proyecto que no ha hecho más que empezar el disputar una eliminatoria de la Copa con el Madrid es algo que mejora los sueños más atrevidos. Gordillo pone cara de directivo y, aunque no niega la mayor, resalta las obligaciones que la cita trae consigo. "Nos hemos metido en colocar gradas supletorias para prácticamente doblar el aforo del campo, hasta los 9.500 espectadores: las obras, la seguridad... Es un trajín grande".

Gordillo fue uno de los jugadores más queridos y admirados allá donde jugó. Uno de los equipos en los que más brilló fue en la propia selección española, para cuya situación actual ofrece una explicación tan sencilla como demoledora: "No somos competitivos. No somos una selección buena. Tenemos jugadores impresionantes, pero no sabemos competir".

Si la situación de la selección le parece "algo de siempre", su visión sobre el Madrid es que ha cambiado. Como ha cambiado la sociedad en general y el fútbol en particular: "Los futbolistas no tienen la culpa de lo que sucede a su alrededor con todo el dinero que entra desde las marcas deportivas, la publicidad... Si yo estuviera en activo ahora, probablemente me comportaría como ellos". Lo que sí echa de menos el ex lateral en el fútbol actual es el comportamiento como grupo en los vestuarios. "En mi época tan sólo había tres extranjeros. Ahora, prácticamente cada uno proviene de una cultura diferente y habla un idioma distinto. Y eso se nota".

A Gordillo muchos le consideran el mejor futbolista que ha jugado en el Betis en toda su historia. Y se le nota el respeto al hablar del club, en la misma medida que resulta evidente que no es un admirador de la gestión de Manuel Ruiz de Lopera. "El Betis tiene que hacer un proyecto y trabajarlo bien, algo que hace tiempo que no se hace. Un año gana la Copa y entra en la Champions y al siguiente está a punto de descender. No se ha querido hacer una base fuerte que asegure una solidez y una continuidad a largo plazo. Si el máximo accionista es el que ficha, pasa algo similar a lo que sucedió con Florentino Pérez. Zapatero, a tus zapatos. Lopera ha tenido tiempo y medios para hacer un equipo competitivo".

Su labor en el Écija no supone un contacto continuado con los jugadores, pero sí que les aconseja cuando se le acercan. "Les recomiendo que disfruten. Contra el Madrid lo mejor que pueden hacer es pasarlo bien. Debe ser una fiesta para ellos", destaca Gordillo, que añade: "Lo que pasa es que ahora quieren ganar dinero muy rápido. Hasta los niños tienen agente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de octubre de 2006