Entrevista:NELLIE KIM | Cinco veces campeona olímpica y juez | Gimnasia | Campeonatos del Mundo

"Fui de las primeras con un 10, pero no lloraré por su desaparición"

Cuando en 1976, la rumana Nadia Comaneci logró el primer 10,00 de la gimnasia todas las portadas fueron para ella. Casi nadie ajeno al pequeño mundo de este deporte se acuerda de que en la misma competición la soviética Nellie Kim (Leninobad, 1957) lograba igual marca. Por dos veces. Fue la primera en lograr la perfección en salto y suelo, la primera en hacer un doble mortal en suelo y, en contraste con la seriedad de la rumana, se la recuerda por su alegría. Víctima del dominio de Comaneci, Kim logró cinco oros olímpicos entre Montreal 1976 y Moscú 1980. Entrenadora, primero, y juez después, es la máxima responsable de la gimnasia artística femenina en la Federación Internacional de Gimnasia (FIG) y una de las madres del nuevo código de puntuación, nacido tras los escándalos de los jueces en los Juegos de Atenas, y que tanto revuelo ha creado al eliminar el mítico 10,000.

Con Comaneci en Montreal tenía horarios distintos. No es justo decir que lo hizo antes o mejor

P. A Comaneci todos la recuerdan, ¿se siente eclipsada?

R. No fueron días, es una confusión de los medios. Porque ella estaba en paralelas y yo estaba en salto; luego ella estaba en barra y yo en suelo. Eran ejercicios diferentes que tenían un tiempo diferente. No es justo decir que alguien lo hizo antes o mejor.

P. Ella vio la gloria y usted...

R. Eso no importa. Tuve mi momento de gloria.

P. Es responsable del nuevo código de puntuación, muy criticado. Algunos dicen que hace más difícil entender este deporte.

R. No lo creo. El máximo objetivo es decidir quién es el campeón. La gimnasia ahora es muy interesante, con muchos países con fantásticos atletas, no hay sólo tres o cinco países, hay decenas. Para diferenciarlos necesitamos más herramientas y más sofisticadas.

P. Ferrari se cayó de la barra de equilibrio en la final y aún así fue campeona. Hace años era imposible. ¿No cree que el público entiende mejor que cuando un gimnasta se cae del aparato ha perdido?

R. Lo sé. Se cayó, pero su ejercicio era mucho más difícil y la puntuación de partida era más alta. Por eso tenía ventaja antes incluso de empezar la competición. Queremos fomentar la perfección y la máxima dificultad. Si alguien se cae en un elemento sencillo no es igual que en uno complicado.

P. ¿Ha recibido muchas quejas por las nuevas reglas?

R. Ninguna.

P. ¿Ni siquiera por los retrasos en las notas?

R. Los retrasos han sido sólo por problemas de idioma. Es un problema tecnológico porque no tenemos acceso a las seis jueces al mismo tiempo.

P. ¿El código está terminado?

R. Haremos algún cambio para simplificarlo. Cosas pequeñas.

P. ¿El mundo de la gimnasia ha aceptado la eliminación del 10,00?

R. Mire, soy una de las que consiguió dieces, pero no voy a llorar por su desaparición. Lo importante es elegir al campeón correcto.

P. La FIG siempre dice que este deporte necesita estrellas, ¿las han encontrado en Aarhus?

R. No sé qué decir. Si las gimnastas gustan a los periodistas las ayudan a convertirse en estrellas, ¡incluso antes de la competición!

P. Como experta, ¿a quién prefiere? ¿quizá una niña como Ferrari o una mujer como Severino?

R. Como aficionada me gusta el suelo de Severino, es bonita y madura. Ha habido también ejercicios ejecutados de forma perfecta por las chinas en suelo, con nuevas coreografías y un estilo nuevo muy interesantes... No podría hablar de una gimnasta en concreto. Valoro la ejecución, pero también el carácter. Por ejemplo, Oksana Chusovitina, con cuatro ciclos olímpicos, o Chellsie Memmel, con una gran personalidad y es muy fuerte...

P. Empezó a entrenar con nueve años, ¿sería posible ahora llegar a la élite empezando a esa edad?

R. Sí. Nunca es tarde.

P. Fue parte del equipo soviético que dominó, las nuevas repúblicas no llegan a ese nivel...

R. No todas. Rusia lo está haciendo mejor, Ucrania sigue bien, espero que Bielorrusia también...

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Amaya Iríbar

Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS