Crónica:
Crónica
Texto informativo con interpretación

La rúbrica grosera de Aznar

El ex presidente popular devuelve un bolígrafo a Marta Nebot, reportera de 'Noche Hache' (Cuatro), colándoselo en el escote

Marta Nebot, reportera de Noche Hache, el magacín nocturno de Cuatro, espera desde hace un año que el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, responda a sus preguntas cuando se encuentran en algún acto público. El pasado lunes, consiguió al fin su objetivo. En la presentación de La palabra bajo el fuego (Planeta), del ex mandatario colombiano Andrés Pastrana, Nebot pudo acercarse a Aznar para que le firmara el libro. "¿Se inspiró en él cuando dijo lo del Movimiento de Liberación Nacional Vasco?", le interpeló. "Le cambió el gesto", recuerda la periodista. El ex dirigente popular acabó su dedicatoria y devolvió el bolígrafo introduciéndolo por el escote de la reportera al tiempo que sonreía pícaramente satisfecho.

Más información
Sin banderillas, por favor

"No me ha ofendido, pero no me gustó", reconoce Nebot. "Mi trabajo es reírme con la gente, y éstos son gajes del oficio. Pero es una grosería", añade. Y un gesto de "chulería y machismo". En lo último coincide Ana María Pérez del Campo, de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, para quien esa reacción es un "clásico" ejemplo del "machismo más cutre". "Aznar ha insultado a todas las mujeres y nos ha faltado al respeto", opina Pérez del Campo.

"Espero que las mujeres del PP reaccionen contra esa conducta de su líder", añade Altamira Gonzalo, presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis. Que Aznar no encontrara otra manera de restituir el bolígrafo que colándolo por el escote de Nebot es, para Gonzalo, "indigno, vejatorio, irrespetuoso y machista".

Aznar ya fue criticado cuando, en respuesta a un cuestionario formulado por este periódico en 1996, señaló que la cualidad que prefiere de un hombre es "la responsabilidad", y en una mujer, "que sea mujer". Tres años más tarde, en la conmemoración del Día de la Mujer Trabajadora, defendió en un mitin que en su partido no se hace "feminismo de salón", sino de hechos, realidades y oportunidades. Ayer, de viaje por Estados Unidos, no fue localizado por este periódico.

Nebot prepara un libro con sus experiencias como reportera de Noche Hache. Sobre los personajes que entran en su juego buscando una respuesta brillante y sobre los que, como Aznar, evitan entrar al trapo cuando la periodista lanza sus preguntas con doble sentido. El ex dirigente popular es uno de los más esquivos, protegido siempre por una nube de guardaespaldas, responsables de prensa y admiradores, que placan en especial a los enviados de programas humorísticos como Eva Hache o Caiga quien caiga (Tele 5). "Después de doce años haciendo periodismo, ahora se me va a conocer por esto", se lamenta Nebot, quien ayer no había recibido ninguna disculpa de Aznar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS