Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gabriel Amat anuncia que no ejecutará la sentencia que declara ilegal el centro Gran Plaza

La Junta estudiará el caso para ver las posibilidades de pedir la ejecución del fallo

El alcalde de Roquetas de Mar (Almería) y presidente del PP provincial, Gabriel Amat, mostró ayer su "absoluto respeto" a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que invalida la licencia de apertura del Parque Comercial Gran Plaza, promovido por la mercantil General de Galerías Comerciales S.A. inaugurado en 2002. El regidor pidió igualdad y defendió la legalidad del proyecto frente a otros municipios -sin nombrar ninguno- que han aprobado superficies comerciales en suelo rústico. Amat expuso como posible solución la tramitación de un nuevo expediente, ya que el Consistorio no va a ejecutar la sentencia de oficio.

Ante la posibilidad de que la Junta pida la ejecución de la sentencia el primer edil aseguró que "el juez tendrá que analizar si esa sentencia es viable o no porque no hemos alterado ninguna calificación urbanística". Amat insistió en que no va a "discutir" la decisión del TSJA y que será la Junta de Andalucía, quien demandó al Ayuntamiento de Roquetas junto con Comerciantes del Poniente (Copo), quien exija la ejecución forzosa de la sentencia, para lo que se establece un periodo de dos meses.

El primer edil de Roquetas de Mar apeló a los más de 3.000 puestos de trabajo que el centro comercial Gran Plaza ha creado desde su puesta en funcionamiento, además de una "gran cantidad" de establecimientos en su interior que no llegan a los 2.000 metros cuadrados de superficie, por lo que cuestionó que éstos necesiten licencia de la Junta.

El primer edil también propuso una alternativa: "Hay otro camino: volver a iniciar un expediente y mandárselo a la Junta de Andalucía. Y que vuelva a decir que no. Y entonces, si vuelve a decir otra vez que no a lo mejor tendremos que meter las demandas correspondientes por prevaricación y abuso de poder. Porque eso ya sale de castaño a oscuro. Y se vería claramente una intención manifiesta", manifestó el alcalde.

El regidor aludió expresamente a la existencia de otro contencioso-administrativo en el TSJA a través del cual el Consistorio recurrió la denegación de un informe de la Comisión de Comercio Interior que señalaba que no había déficit comercial en el municipio. "Se demostró que había déficit comercial y recurrimos. Estamos esperando que salga ese recurso. Si se demuestra que lo que decíamos era cierto se demostrará que la Junta tendrá algunos intereses para no darle la licencia al Gran Plaza", dijo Amat. El alcalde roquetero también contrapuso la reciente sentencia del TSJA con otra del mismo tribunal en la que rechazaba el informe desfavorable del viceconsejero de Trabajo e Industria de la Junta en 1999 para la instalación de la entidad mercantil Erosmer Ibérica S A (Eroski) ubicado, precisamente, dentro de Gran Plaza. "Por lo tanto ahí hay unos problemas que tendrá que aclarar a quien corresponda. Eroski tiene una licencia para un centro comercial en firme concedida por la Junta. Igual que el Ayuntamiento de Roquetas de Mar ha perdido el silencio administrativo con la licencia de Gran Plaza, Eroski tiene una licencia por silencio administrativo otorgada por el TSJA", defendió Amat, quien defendió su gestión y advirtió que no cambiará su discurso: "Si hoy tuviera que hacer lo que hice en el 2000, lo volvería a hacer porque los intereses de Roquetas no tienen color político. Tendrán que ver los jueces si una licencia sobrepasa a la otra".

Por su parte, la Junta, en calidad de demandante, estudiará la sentencia, tal y como manifestó el delegado del Gobierno en Almería, Juan Callejón Baena. "Las sentencias son para cumplirlas y acatarlas", dijo Callejón, si bien matizó que la administración andaluza estudiará el fallo detenidamente "para ver qué posibilidades tiene y, posteriormente, actuar en consecuencia".

El centro comercial Gran Plaza fue promovido y su consejero delegado es Tomás Olivo, imputado en el caso Malaya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de octubre de 2006