Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigcercós entrega el carnet número 10.000 de Esquerra

El partido independentista de Cataluña ha alcanzado la cota de los 10.000 afiliados. El secretario general de Esquerra Republicana (ERC), Joan Puigcercós, entregó ayer los carnets al último grupo de afiliados al partido, que ha conseguido superar los 10.000 militantes por primera vez desde la transición.

Esquerra cuenta, de acuerdo con los datos ofrecidos por el propio partido, con 10.016 militantes, de los que el 76,08% son hombres, con una media de edad de 44,98 años, la mayoría de ellos de Barcelona -el 56,13%- y con el 10% de afiliación sindical -el 49,96% de ellos son de Comisiones Obreras.

Puigcercós destacó que es la primera vez en la historia reciente de ERC que el partido supera los 10.000 afiliados, ya que en 1977, cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas después del régimen del general Franco, constaban 3.453 afiliados.

La cifra de militantes ha oscilad. A partir de 1998 comenzó a crecer lentamente, pero en 2003, el año en que se formó el Gobierno tripartito en la Generalitat con el Partit dels Socialistes (PSC), ERC e Iniciativa Verds-Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA), el crecimiento se aceleró y Esquerra ha pasado en este periodo de 7.132 afiliados a los 10.016 militantes actuales.

En la entrega de carnets, el secretario general republicano recordó que ERC es la formación "más antigua de Cataluña" y explicó a los nuevos militantes: "Somos personas que tomamos partido por defender una Cataluña libre y una sociedad justa. Y somos una izquierda que venimos directamente de los ideales de la Revolución Francesa: libertad, igualdad y fraternidad, no venimos de la Revolución Rusa" o de la tradición de los partidos comunistas.

El objetivo de lograr la independencia de Cataluña debe ir acompañado, a juicio de Puigcercós, de la lucha por la "igualdad y la solidaridad". El secretario general de ERC comparó el objetivo independentista con un hijo que se independiza de sus padres. "Se trata de que somos un país adulto", afirmó, aunque un hijo puede mantener una relación "fraternal" con sus padres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de octubre de 2006