Análisis:BOLSASAnálisis
i

Recomposición interna

El Ibex 35 consiguió ayer mantenerse en la zona de máximos, aunque en el conjunto del mercado de valores el panorama ha cambiado sustancialmente al frenar las eléctricas sus avances y quedar las compañías inmobiliarias como las únicas capaces de mantener el tirón.

El principal índice de la Bolsa española terminaba la sesión con un descenso del 0,15% y en 12.930,20 puntos, no sin antes marcar un máximo intradía en 12.991,60 puntos, para algunos una declaración de intenciones, pero para otros la evidencia de que los 13.000 puntos van a ser un hueso duro de roer.

Los inversores se muestran, en buena parte, sorprendidos por el último tirón alcista del mercado y miran la altura de muchas cotizaciones con cierto recelo, pues dan miedo para entrar al tiempo que la coyuntura invita a tomar posiciones para no quedarse fuera.

Uno de los indicadores económicos más esperados en estos días, el PIB definitivo del segundo trimestre en Estados Unidos, también consiguió dividir las opiniones al crecer el 2,6% frente al 5,6% del primer trimestre. Ayer parecía más lejos que nunca una nueva subida de los tipos de interés debido al evidente enfriamiento de la economía y empiezan a ser más numerosos aquellos que opinan que incluso podrían bajar pronto para evitar un deterioro aún mayor de la actividad.

En España sorprendió el descenso del dato provisional del IPC armonizado de septiembre, que quedaría en el 3% en tasa interanual y reduciría el diferencial con el resto de países de la eurozona, pero en estos días los inversores apenas tienen tiempo para fijarse en los datos macroeconómicos.

La contratación en el Mercado Continuo descendió hasta los 6.541,35 millones de euros por la ausencia de grandes operaciones corporativas, con 5.166,71 millones en operaciones abiertas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50