Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Víctor Campos | Vicepresidente del Consell

"Afrontamos la moción con bastante indiferencia"

Víctor Campos (Castellón, 1960) es el número dos de la Generalitat. La trayectoria política de Campos, un hombre pulcro, meticuloso y discreto, es difícil de desvincular de la biografía de Carlos Fabra, que no ha dudado en utilizar su poder para impulsar la carrera de su hombre de confianza. Campos ahora es una de las personas clave del influyente sanedrín de Presidencia que prepara la estrategia para afrontar la moción de censura anunciada por el PSPV.

Pregunta. El Consell inició la legislatura con un proyecto valencianista y la termina recurriendo al victimismo. ¿Por qué?

Respuesta. No comparto el análisis. Efectivamente, en el primer momento el presidente Camps dijo que su política iba a basarse en la defensa de la Comunidad, nuestras señas de identidad y en la defensa de las reivindicaciones de los ciudadanos de la Comunidad Valenciana. Y así lo ha hecho. Camps ha conseguido la principal reforma política que se podía plantear, la reforma de nuestro Estatut. Quien ha cambiado es el Gobierno socialista de España, que ha dejado de estar al lado de los valencianos, con compromisos tan importantes como el trasvase del Ebro. Nosotros no estamos en actitud victimista, es el Gobierno de España el que está en actitud de no atender a los proyectos de la Comunidad Valenciana.

"Poner en marcha en la línea 1 nuevos elementos que aporten mejor seguridad no significa ningún tipo de asunción de responsabilidad"

"La moción de censura es simplemente una huida hacia delante de un candidato, Pla, forzado por la debilidad interna de su liderazgo"

"Camps no tiene ninguna responsabilidad en los casos de cargos del PP imputados como presidente de la Generalitat"

P. ¿Estar en la oposición en España ha consolidado a Camps como barón territorial del PP?

R. A Camps lo ha consolidado Camps y a Camps lo están consolidando los ciudadanos. El trabajo diario, constante, honrado, honesto y, desde luego, absolutamente comprometido con los valencianos es lo que realmente ha consolidado a Camps.

P. Sin embargo, ahora tienen planteada una moción de censura por parte del PSPV. ¿Cómo van a afrontar esta situación?

R. Afrontamos la moción de censura con absoluta tranquilidad y bastante indiferencia porque es totalmente inconsistente. No hay ninguna razón objetiva para utilizar un instrumento político excepcional como es una moción de censura. No existe incertidumbre institucional y no existe alarma social. Es simplemente una huida hacia delante de un candidato, el señor Pla [secretario general del PSPV], que se ha visto forzado por la debilidad interna de su liderazgo y que ha querido indecentemente, irresponsablemente e inmoralmente utilizar las instituciones en su beneficio propio. Creo que ha llegado la hora de que reconozca su error y se vaya inmediatamente.

P. El Consell dispone de mayoría absoluta. Sin embargo, en esta legislatura han tenido que asistir a un plante de diputados populares; hemos visto cómo dos consejeras y varias diputadas apoyaban decisiones contrarias a las del Gobierno, e incluso cómo sufrían un caso de transfuguismo. ¿Cómo se explica?

R. Lo único que se puede demostrar, y ahí están los resultados de cada uno de los debates, es que en toda la legislatura el Grupo Popular y el gobierno del PP no han perdido una sola votación por lo que usted apunta. Por tanto, no existe ningún tipo de problema ni de riesgo en el apoyo que el Grupo Popular presta al Gobierno. Ninguno, excepto el caso del tránsfuga, que no tiene nada que ver con la reflexión inicial de la pregunta. Este señor sabrá por qué razones decidió irse. El Grupo Popular ha apoyado al Gobierno en todo momento. No hay ninguna votación que haya puesto en peligro ninguna iniciativa del presidente Camps o del Gobierno que él preside. Lo demás son especulaciones.

P. El PSPV justifica en parte la moción por la tragedia del metro. ¿Considera que el Consell ya ha asumido todas las consecuencias del accidente?

R. El Consell compareció a petición propia en las Cortes. El Grupo Popular promovió la constitución de una comisión de investigación en la que se trabajó de manera rigurosa y seria. Atendió desde el primer minuto las reflexiones e informes del comité de seguridad de Ferrocarrils de la Generalitat, donde no hay un ni solo cargo del Gobierno ni político, y donde están las personas que de verdad conocen el funcionamiento de este tipo de transporte público. Y de momento, la justicia sigue investigando. Yo creo, sinceramente, que el Gobierno ha actuado con responsabilidad. Tenemos una tragedia impresionante y aquellos que quieren hurgar en la tragedia para obtener beneficio político me parecen impresentables e indignos de estar en política. En Palencia, también hace pocas semanas hubo un accidente de ferrocarril por exceso de velocidad. Que yo sepa ni hay comisión de investigación, ni el Partido Socialista ha pedido que dimita la ministra de Fomento, ni ha acusado al presidente del Gobierno de ninguna responsabilidad. Doble vara de medir, doble moral.

P. Pero entre la afirmación del Consell de que la línea 1 es segura y la decisión de colocar balizas y cerrar el tramo donde ocurrió el accidente hay cosas sin explicar.

R. De lo que no hay ninguna duda es de que si el tren no hubiese llegado a más del doble de la velocidad permitida no se hubiese producido el accidente. Por lo tanto, es un accidente por exceso de velocidad. Estaban instaladas todas las medidas de seguridad que hasta ese momento FGV había entendido como oportunas. El que ahora se haga un esfuerzo mayor y se tomen iniciativas para mejorar todas las líneas y poner en marcha nuevos elementos que aporten mayor comodidad y mejor seguridad en sí mismo no significa ningún tipo de asunción de responsabilidad. Esto se está haciendo constantemente. De hecho, tres meses antes del accidente, el presidente y el consejero de Infraestructuras ya presentaron las nuevas inversiones para mejorar la línea 1 sin estar condicionados por el accidente.

P. Otro de los elementos que empaña su gestión es la existencia de cargos del PP imputados. ¿Les habría ido mejor si hubiesen aplicado con rigor su código ético?

R. Se está aplicando. Hay personas que están imputadas. Ninguna condenada o con juicio abierto. No hay ni un solo caso fruto de la acción directa del gobierno que se encuentre bajo ningún tipo de investigación a la que usted se refiere. Es una actitud de trilero y embustero la que tiene Pla al intentar mezclar en esto al presidente de la Generalitat. Camps no tiene ninguna responsabilidad en los casos a los que usted se refiere como presidente de la Generalitat, que lo es por voluntad de los ciudadanos, ¿o es qué Pla presenta la moción contra el presidente del PP?

P. Hay quien relaciona la corrupción con la política urbanística que han impulsado. ¿El nombramiento de González Pons al frente de Territorio es una manera de intentar reconducir los excesos?

R. En todo caso si ha habido algún exceso estamos hablando del ámbito municipal, con alcaldes de distinto signo político. Si entendemos que el desarrollo urbanístico implica un cierto riesgo de que alrededor de él pueda haber conductas irregulares pues estaríamos hablando de un riesgo generalizado.

P. Pero el Consell es el que tiene competencias para evitar eso.

R. No, no. El Consell no puede ir negando lo que le dé la gana simplemente porque sí. No estamos hablando de ningún caso en el que se pueda entender que ha sido el Consell el que ha impulsado no sé qué acción. Por esta regla de tres, el presidente andaluz debería de haber dimitido ya, porque en Marbella están ya en la cárcel. Por cierto, los del PSOE todos. Ligar urbanismo a corrupción me parece frívolo y no es bueno. El recambio en Territorio ha sido para dar un nuevo impulso antes de las elecciones.

P. ¿Qué les queda por hacer?

R. Culminar muchos proyectos, incluidos algunos que han superado la dinámica del día a día. Y desde luego seguir trabajando más allá del horizonte de 2007. Por eso se han puesto en marcha los foros Comunidad Valenciana 2010. Queremos una comunidad líder a nivel europeo.

P. ¿Distorsionará los objetivos del Consell el debate de las listas?

R. En el Partido Socialista sí, que está muy cercano a una división importante. Narbona va por un lado, Sevilla por otro y Pla por otro, y supongo que Alborch también irá por otro lado. Así es muy difícil que sean capaces de trasladar ninguna propuesta de futuro más allá del insulto.

P. ¿La distinción entre campistas y zaplanistas acabará pronto?

R. Yo no reconozco familias, ni grupos organizados dentro del partido. El PP ha desarrollado sus procesos internos con normalidad, ciertamente en algunos momentos con algunas tensiones, pero con normalidad. Camps es el presidente regional, tiene claras cuáles son sus responsabilidades y las ejercerá hasta el último momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de septiembre de 2006