Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TECNOVIDAS | Luis Piedrahita-Guionista y mago

"Me dijeron que un PC era para toda la vida"

Luis Piedrahita, ganador del primer concurso de monólogos de El Club de la Comedia, trabaja con la patrulla mágica del programa Nada x aquí, que emite Cuatro.

Pregunta. ¿Cuándo compró el primer ordenador?

Respuesta. Me lo compraron mis padres a principios de los noventa. Era un Inves XT 500. Creo que hoy en día ya no existe esa marca, ni ese modelo, ni el señor que me lo vendió. Me lo colocó un empleado de El Corte Inglés de los de traje, pelo cano y chapita dorada, que me dijo que ese ordenador era para toda la vida.

P. ¿Cuántos ordenadores emplea un guionista?

R. Uso un portátil que llevo a todas partes. Creo que el pobre conoce más cafeterías que un repartidor de Coca-Cola.

P. ¿Sólo utiliza Mac?

R. Sí, porque es bonito, no se cuelga y no tiene virus. Y porque después de decir lo anterior espero que me hagan un regalo.

P. ¿Qué agenda emplea?

R. Tengo una Palm Tungsten TX, muy finita y muy bonita.

P. ¿Escribe en ella?

R. Sí, me la llevo a los sitios pequeños donde no cabe el ordenador portátil. Cuando despliego el teclado portátil en un avión, la gente no puede evitar mirar. Noto que se esfuerzan, pero no pueden.

P. ¿Cómo se llevan la magia y la tecnología?

R. Son malas amigas. En magia es necesario emplear objetos claros, cotidianos, muy conocidos y reconocibles por el público: una moneda, una llave una baraja, un imperdible. El público conoce las normas y las reglas de ese objeto, las ha experimentado y si la magia las rompe, sorprende. Pero si empleas un elemento más críptico, como cualquier cacharrito tecnológico, la magia es más difícil de lograr.

P. ¿Me recomienda alguna página de magia?

R. Las buenas son de acceso restringido para magos.

P. ¿Su mayor disgusto con la tecnología?

R. Hace muchos años me robaron un PDA, una Cassiopea. Cuando usaba PC también tuve algunos disgustos.

P. ¿A quién llama cuando se estropea el ordenador?

R. A un gran amigo que se llama Manuel Medina. Es un lujo charlar con él. A veces, estropeo el ordenador a propósito para tomarme un cafetillo con él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de septiembre de 2006