Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fútbol | Primera jornada de Liga

Lopera se ensaña con Joaquín

El Betis cedió al extremo al Albacete, luego le repescó y le traspasó por fin al Valencia

El Valencia ya sabe cómo se las gasta el dueño del Betis, Manuel Ruiz de Lopera, tras la negociación por el fichaje de Joaquín. Lopera no sólo pone el precio, 25 millones de euros, el más caro del verano en España, sino que marca cuándo va a hacerse oficial y cuándo puede ser presentado como nuevo valencianista. El Valencia y el jugador dicen a todo que sí con tal de que se lleve a buen término la operación. Lopera mueve los hilos a su antojo. Y hay ejemplos: nadie en Albacete se explicaba qué hacía Joaquín el jueves en la ciudad. Lopera sí lo sabía: había cerrado la cesión del internacional al club manchego, de Segunda División, y, luego, había obligado al jugador a viajar hasta Albacete. "Nos llamaron hace ocho o nueve días", confirma Antonio López Alfaro, secretario técnico del Albacete. "Nos propusieron su cesión y dijimos '¡cómo no!'. Luego entendimos que era una medida de presión". No fue el último movimiento de Lopera, enfadado con el internacional por decir públicamente que se quería marchar al Valencia: Irureta, entrenador del Betis, no tuvo más remedio que incluir ayer por la mañana a Joaquín en su lista de 19 jugadores y, por la tarde, excluirlo antes de medirse hoy al Valencia, en el primer partido de Liga. Órdenes de don Manuel.

En la mañana de ayer, el jugador llegó a ser convocado para jugar hoy... contra el Valencia

El internacional, de 25 años, tendrá que esperar para vestirse la zamarra de su nuevo equipo. Esperar a que pase el partido de esta noche en Mestalla entre el Valencia y el Betis (22.00, La Sexta), un estreno liguero que ya se dio el curso pasado: ganó entonces 1-0 el cuadro de Quique Flores con gol de Aimar, vendido al Zaragoza. El racional Irureta asiste estupefacto. "Es la situación más extraña que he vivido desde que soy entrenador", dijo. Entretanto, el padre del chico, Aurelio, preguntado sobre quién quería que ganara esta noche, declaró: "Yo, el equipo de Joaquín". ¿Y cuál es? "El Valencia". La presentación de Joaquín está prevista para el lunes, si bien coincide con su desplazamiento a la concentración de la selección, convocado por Luis Aragonés para los partidos ante Liechtenstein e Irlanda del Norte.

Muy hábil no ha parecido en la negociación el presidente del Valencia, Juan Soler, que empezó ofreciendo 12 millones y fue subiendo y subiendo, hasta que aceptó lo que Lopera le había pedido al principio: 25 millones. Antes, el Valencia pensó en despedir a algunos contratados eventuales si caía en la previa de la Champions ante el Salzburgo austriaco. Con 47 millones gastados, el club de Mestalla se convierte en el segundo que más ha invertido este verano detrás del Madrid (61). Joaquín se añadiría a Morientes (5 millones), Del Horno (7) y Tavano (10). No solamente será el fichaje más caro de España, sino uno de los más elevados de Europa, a la altura de Ibrahimovic, por el que el Inter ha pagado a la Juve lo mismo.

"Supongo que en el Betis no tendrían muchas ganas de que Joaquín jugara contra ellos", manifestó Quique Flores, "encantado" de poder contar con un futbolista que entra dentro del "perfil" que pretendía. Un jugador sobre el que, por una vez, sí ha habido consenso entre el entrenador y el director deportivo, Amedeo Carboni. Preguntado hace varios años sobre quién era el extremo derecho más rápido con el que se había topado en la Liga, Carboni, entonces lateral izquierdo valencianista, dijo: "Fernando Sales y Joaquín, que no es muy rápido en el arranque pero que cuando se embala después de cinco metros...".

El Betis bulle y la alineación de Irureta es hoy una incógnita. Su conjunto llega en cuadro a Mestalla, pues a Joaquín y Oliveira se añaden las bajas de Damià, Rivas, Arzu y Robert. El Valencia, mientras, presentará un cuadro similar al que se clasificó el martes para la Champions. No estará Kluivert, desterrado por Quique de los entrenamientos. No quiere que se entrene con el grupo como medida de presión para que el delantero se busque otro equipo. Fue triste ver ayer a Kluivert entrenarse solo en Paterna, con los auriculares puestos, escuchando música, y más cerca de parecerse a un aficionado que a un profesional. Kluivert, de 30 años, fue campeón de Europa con el Ajax en 1995. Tenía 18 años y marcó el gol de la final ante el Milan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de agosto de 2006