Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Francisco Peralta, obispo emérito de Vitoria

Estuvo al frente de la diócesis de la capital vasca de 1955 a 1979

Nacido en Híjar, Teruel, el 15 de agosto de 1911, Francisco Peralta se ordenó sacerdote en 1936, y fue preconizado obispo de Vitoria en 1955. Obispo emérito desde 1979, era el miembro de más edad de la Conferencia Episcopal Española. Falleció el 23 de agosto en Zaragoza, a los 95 años.

Francisco Peralta Ballabriga, obispo emérito de Vitoria desde 1979, falleció a los 95 años el 22 de agosto en Zaragoza, ciudad en la que residía desde su jubilación.

Nacido en Híjar, Teruel, eel 15 de agosto de 1911, comenzó sus estudios eclesiásticos en el Seminario de Zaragoza (1921-1928) y los completó en Roma (1929-1937). Allí obtuvo los grados de doctor en Filosofía Escolástica (Pont. Academia Santo Tómás), en Teología y en Derecho Canónico (Pont. Universidad Gregoriana), así como la diplomatura en Biblioteconomía por la Escuela Biblioteca Vaticana.

Fue ordenado sacerdote el 28 de marzo de 1936 y sus primeros trabajos pastorales fueron en su diócesis. En 1942 se incorporó como profesor del Seminario Metropolitano de Zaragoza.

En 1944 fue nombrado canciller-secretario del Obispado de Huesca y profesor del Seminario de esta diócesis. De regreso a Zaragoza reanudó sus actividades docentes en el Seminario y en la Universidad.

En 1948 fue nombrado canónigo. Fue consiliario del centro universitario y de varias asociaciones de Acción Católica hasta que fue preconizado obispo de Vitoria el 9 de enero de 1955.

En este cargo permaneció hasta que el papa Pablo VI aceptó su renuncia el 10 de julio de 1978, si bien permaneció en la diócesis como administrador apostólico hasta el 30 de marzo de 1979, fecha en la que tomó posesión su sucesor, José María Larrauri.

Según el Obispado de Vitoria, Peralta promovió la construcción de varios templos parroquiales en los nuevos barrios de Vitoria y concluyó la edificación de la catedral nueva. Durante sus años al frente de la Diócesis vitoriana participó en todas las sesiones del Concilio Vaticano II e impulsó en su obispado la reforma litúrgica propiciada por el dicho concilio.

Fue miembro de diversas Comisiones de la Conferencia Episcopal Española: de Liturgia (1966-1969; 1972-1978), de Misiones (1966-1969), para la Doctrina de la Fe (1969-1972), de Seminarios y Universidades (1978-1981) y de la Comisión Permanente entre los años 1969 y 1972.

El funeral de cuerpo presente de celebrará en la Catedral de María Inmaculada de Vitoria, mañana viernes 25 de agosto a las 19.30 y lo presidirá el obispo de la diócesis, Miguel Asurmendi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de agosto de 2006