Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de baloncesto 2006

Calderón, uno de los grandes

Llegó el partido contra la Alemania del todopoderoso Nowitzki. Era el primero ante un rival de entidad que ya nos eliminó en el pasado Europeo. El primer examen serio que nos iba a dar el verdadero nivel al que está nuestra selección. España se mostró intratable, superior en la defensa y el ataque, controlando el ritmo en todo momento, para llegar al final del encuentro con una renta de 21 puntos. Sobresaliente.

Otra vez dio Pepu cancha a todos sus jugadores. Todos cumplieron y la selección sólo bajó el ritmo cuando Calderón estuvo sentado. Nadie pudo con Pau, que anotó siempre que recibió cerca del aro, y Navarro, dudoso por lesión en un tobillo, nos engañó a todos y atinó como quiso -el que parecía lesionado era su marcador-. La megaestrella alemana Nowitzki no pudo hacer de las suyas porque Garbajosa no le permitió recibir el balón y sin balón no se puede anotar. Qué gran defensa la del madrileño.

Y Calderón, sencillamente, rayó la perfección: casi infalible -erró sólo un tiro-, defendió y controló el partido con la autoridad de los grandes. Es difícil verle hacer algo mal. Si Pau es el líder natural, el extremeño es el líder espiritual. No para de gesticular y hablar a sus compañeros, ya sea en el campo o desde el banquillo. Su portentoso físico -ya me gustaría tener esas piernas- le permiten estar o parecer siempre fresco y entero. Lo más sorprendente es que parece no haber tocado techo incluso después de haber ido a las Américas. Siempre da la sensación de que pude hacerlo mejor.

Cuenta un técnico que tuvo en su etapa en Vitoria que, como siempre lo hacía bien, le empezaron a pedir imposibles. Entonces, el chaval, que tiene un nivel de autoexigencia muy alto, se retiraba frustrado al vestuario con lágrimas en los ojos. Pobre... Le llaman psicología de entrenamiento. Lo malo es cuando te piden imposibles y no lo saben. Que a veces ocurre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de agosto de 2006