La lluvia inunda la estación de Marqués de Vadillo, que cierra durante dos horas

Unos 6.000 vecinos de Getafe, afectados por un corte de luz debido a las precipitaciones

Una cinta amarilla impedía ayer el paso a la estación de metro de Marqués de Vadillo, en Carabanchel. Las fuertes lluvias caídas ayer sobre la capital provocaron que una arqueta próxima a la parada se desbordase y la inundase, según fuentes de Metro. La estación (línea 5), que está siendo reformada, estuvo sin servicio casi dos horas, entre las 11.30 y las 13.15. La parada está cerca de las obras de soterramiento de la M-30 a su paso por el río Manzanares. Los usuarios que se acercaban a la boca de acceso se quejaban por los continuos cortes de las líneas.

"El agua no ha llegado a las vías", aseguró ayer un técnico que trabajaba para solucionar el problema. "El tren está funcionando con normalidad, pero no se detiene en la estación". El vestíbulo estuvo inundado cerca de dos horas. "Hay un palmo de agua en la entrada", contó uno de los guardas de seguridad que impedía el paso a los usuarios del metro.

Uno de los técnicos que inspeccionaron por la mañana el estado de la estación explicó que la inundación se debía a la rotura de un colector. Los guardas informaban a los usuarios que se acercaban a la boca de metro de cuáles eran las alternativas: "Las paradas más próximas son las de Pirámides y Urgel", repetían a los usuarios que se iban molestos por no poder utilizar el metro. La parada de autobús más cercana, en la calle de General Ricardos, estaba abarrotada. "Es lo que ocurre siempre que llueve", manifestó uno de los trabajadores de Metro que evitó dar su nombre.

A partir de la 13.15 el servicio volvió a funcionar. Los usuarios se encontraron pequeños charcos en el suelo del vestíbulo y mucha suciedad arrastrada por el agua, mientras un equipo de limpieza de Metro se afanaba por arreglar la estación cuanto antes.

La inundación de la estación no fue el único estrago que causó la lluvia que cayó sobre la capital. Una gran balsa de agua se formó en el túnel de Alfonso XIII. Los coches levantaban gran cantidad de agua cada vez que pasaban por ese tramo.

Las precipitaciones causaron también incidencias en el tráfico de la ciudad, sobre todo en la M-30, que apareció ayer embarrada, a causa del agua que cayó sobre las obras de soterramiento del cinturón urbano. Además, se produjo un accidente en el puente de La Estrella -sentido sur-, en el que hubo un herido leve que sufrió algunas contusiones y que fue dado de alta en el mismo lugar, según el servicio de información del tráfico del Ayuntamiento. La circulación se hizo más lenta por las calles de Madrid y las carreteras de la región. Hubo algunas retenciones en el nudo de Colmenar, en sentido norte, por un vehículo averiado.

Por otra parte, la lluvia causó ayer en Getafe un apagón que afectó a 6.000 usuarios de Iberdrola durante más de una hora, según la compañía. La avería ocurrió al dispararse una línea de media tensión situada junto a la carretera de Toledo (A-42). Por la tarde, otra tormenta que descargó cerca del aeropuerto de Barajas provocó el desvío de seis vuelos hacia otros destinos, así como retrasos en las llegadas y salidas previstas.

Un operario del metro limpia de agua la taquilla de la estación de Marqués de Vadillo.
Un operario del metro limpia de agua la taquilla de la estación de Marqués de Vadillo.SANTI BURGOS

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50