Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hotel Reina Victoria de la plaza de Santa Ana rechaza ser un Hard Rock Hotel

No habrá Hard Rock Hotel en la plaza de Santa Ana. Las obras para transformar el viejo hotel Reina Victora, que se alargan desde hace año y medio y tienen la plaza sembrada de andamios y camiones de escombros, culminarán en un mes, pero ya no será un hotel rockero lo que emerja de entre la polvareda. La cadena hotelera española Sol Meliá y la empresa británica Rank Group han roto el acuerdo que firmaron hace tres años para el desarrollo conjunto de hoteles de la marca Hard Rock en Europa, el primero de los cuales iba a inaugurarse el próximo septiembre sobre el emblemático Reina Victoria.

"Abriremos en septiembre como estaba previsto, pero ya no será un Hard Rock Hotel. Se llamará Meliá Reina Victoria, y tendrá un diseño moderno, minimalista. No pondremos la guitarra de Jimmy Hendrix en los cubrealmohadas ni grabaremos textos de canciones en los espejos, como estaba pensado, pero, salvo ese tipo de detalles, el diseño no cambiará", explicó ayer Cristina Molina, directora de comunicación de la cadena hotelera.

La causa de la ruptura es la intención de Rank Group de vender la marca Hard Rock, según Molina. "Hace menos de un mes nos comentaron que estaban pensando en vender la marca. Y, la verdad, a nosotros no nos interesa abrir un hotel de una marca que no se sabe qué va a pasa con ella. Así que, de mutuo acuerdo, decidimos romper la alianza estratégica firmada en 2003", señaló.

Molina añade que, "en realidad, nadie entendía muy bien qué iba a ser eso de un Hard Rock Hotel". "No estaba planteado como hotel temático, ni mucho menos, sencillamente iba a ser innovador. Y seguirá siéndolo: un hotel vivo, quizá con actuaciones en directo, moderno, sorprendente...". Un hotel de cuatro estrellas con un "alto nivel energético", lo resume el comunicado de prensa. Eso es lo que sustituirá al Reina Victoria, el mítico "hotel de los toreros", donde Manolete tenía habitación reservada y cuya fachada, protegida, es prácticamente lo único que quedará en pie del viejo edificio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de agosto de 2006