Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tercer incendio en Conil quema una casa y desaloja a 500 familias

La policía detiene a un individuo que pudo provocar el siniestro con una colilla

Medio millar de viviendas de la urbanización de Roche (Conil, Cádiz) tuvo ayer que ser desalojado de urgencia por un fuego que se había iniciado al mediodía en la zona próxima de El Colorado. La Policía Autonómica detuvo ayer a un hombre como presunto autor de este incendio por una imprudencia grave. Según declaró, arrojó una colilla desde su coche aparcado en una zona aislada próxima a los pinares. Es el tercer incendio que sufre el mismo lugar en una semana. La Junta anunció un plan de refuerzo de vigilancia antiincendios en la costa gaditana.

Según las primeras investigaciones, el fuego comenzó junto al Citroen Berlinga de A.G.G., natural de Cádiz, vecino de Chiclana y de 26 años. Reconoció, después de ser detenido por la Policía Autonómica, que arrojó una colilla desde la ventanilla mientras estaba aparcado en una zona aislada de El Colorado. Observó cómo el fuego se extendió rápidamente, sin poder evitarlo, hasta los pinares cercanos y avanzó hacia la urbanización de Roche, donde existen unas 1.500 casas, y donde, en verano, suelen residir más de 4.000 personas.

Las llamas y la intensa humareda alertaron a los responsables de seguridad de la urbanización que, desde una furgoneta con megáfono, instaron a los vecinos a desalojar sus casas. Protección Civil, Policía local y Guardia Civil ayudaron en la evacuación mientras los efectivos del Infoca y los bomberos comenzaban las labores de extinción. Llegaron a intervenir seis helicópteros y un avión de vigilancia, además de 47 técnicos y especialistas de tierra. La gran mayoría de bomberos de la bahía de Cádiz se desplazó a la zona. Además, muchos vecinos colaboraron en la labores de extinción con magueras desde sus propias viviendas. La urbanización de Roche permaneció si luz durante las ocho horas que duraron las labores de control y estabilización del incendio.

Los vecinos fueron desviados a Chiclana por la costa, aunque la dirección del viento, que cambiaba con frecuencia, hizo variar algunos desplazamientos hacia Conil. El fuerte viento de levante dificultó las labores de extinción. El fuego no pudo ser estabilizado hasta casi ocho horas después de su inicio. En El Colorado se habilitó un centro de coordinación, que llegó a plantear la disposición del pabellón deportivo del municipio para alojar a los vecinos por la noche. No hizo falta. Poco antes de las 20.00 horas se permitió a los residentes regresar a sus casas.

Una casa calcinada

El balance final contabiliza 500 viviendas desalojadas. Una de las casas quedó completamente calcinada, mientras que otras 40 resultaron afectadas por las llamas. El fuego quemó un total de 190 hectáreas, 138 de ellas de zona forestal. Los efectivos sanitarios atendieron a un total de ocho personas por asfixia, ansiedad o cefaleas, por el contacto con el humo, entre ellos, dos miembros de Protección de Civil. También fue trasladado al hospital un motociclista que sufrió un accidente tras caer de su vehículo por mirar la evolución de las llamas.

El detenido fue puesto ayer por la tarde en libertad con cargos tras prestar declaración. Hoy pasará a disposición judicial. Se trata del tercer incendio que sufre la zona en una semana.

La Junta de Andalucía anunció ayer un refuerzo en la vigilancia antiincendios de la costa gaditana con agentes de paisano y vehículos no identificados. "Queremos evitar nueva negligencias o nuevos fuegos intencionados", explicó ayer en la zona el delegado de la Junta en Cádiz, José Antonio Gómez Periñán, quien hoy propondrá a los ayuntamientos costeros un plan en coordinación con las policías locales para insistir en la seguridad de los aparcamientos próximos a zonas de matorrales o arboledas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de julio de 2006