Cientos de miles de mexicanos se movilizan a favor de Obrador

El candidato del PRD en las presidenciales del 2 de julio quiere otro recuento

Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la izquierda mexicana, quien no reconoce el resultado electoral que dio la victoria del conservador Felipe Calderón el pasado 2 de julio, recibió ayer el apoyo de cientos de miles de sus seguidores que participaron en la llamada marcha en defensa del voto para reclamar un nuevo recuento. El centro de Ciudad de México quedó completamente colapsado durante varias horas.

La multitudinaria manifestación partió del Museo de Antropología, recorrió la avenida de la Reforma y concluyó en el Zócalo, la mayor plaza del país, donde Andrés Manuel López Obrador se dirigió a sus simpatizantes. La movilización superó con creces a la realizada con el mismo motivo hace ocho días.

La manifestación se llevó a cabo en vísperas de que el Tribunal Electoral Federal comience a revisar las impugnaciones que ha presentado el Partido de la Revolución Democrática (PRD) contra el resultado de las presidenciales y en demanda de un nuevo recuento.

López Obrador desfiló acompañado de sus hijos y flanqueado por un contingente de candidatos de la coalición electoral Por el Bien de Todos -a la que pertenece su partido-, intelectuales y dirigentes políticos. Los organizadores de la manifestación esperaban una asistencia superior al medio millón de personas, más numerosa que la gigantesca movilización contra el desafuero de López Obrador, el año pasado.

El Zócalo se llena

Decenas de autobuses llegaron al centro histórico desde diversos Estados. Las calles que desembocan en el Zócalo estaban a rebosar por manifestantes que proferían consignas contra el candidato del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón, el vencedor de las elecciones presidenciales, y exigían un nuevo recuento "voto por voto" de las elecciones presidenciales del pasado 2 de julio.

El Partido de la Revolución Democrática movilizó sus huestes para lograr el traslado de miles de personas al Distrito Federal (Ciudad de México) desde todos los puntos de la geografía mexicana. Funcionarios de los partidos que integran la coalición electoral de López Obrador -regidores, senadores y gobernadores- colaboraron en la financiación de los gastos.

A lo largo de toda la semana, miles de mexicanos recorrieron las carreteras del país en distintos medios de locomoción. El sábado, los accesos a la capital federal eran un auténtico hervidero de manifestantes que llegaban en autobuses, camiones, vehículos particulares, a caballo y a pie.

Grupos de manifestantes procedentes de San Luís Potosí, Querétaro, Guerrero, Morelos, Michoacán, Tabasco, Puebla, entre otros Estados, llegaron bien pertrechados con alimentos y utensilios de cocina dispuestos a pasar la noche del sábado. Uno de los contingentes más numeroso entró por la carretera federal México-Cuernavaca, por donde se podían ver numerosos manifestantes a pie, con banderas amarillas y pancartas, seguidos por una columna interminable de camiones.

La zona del monumento a la Revolución se convirtió en un improvisado campamento, con apoyo de personal sanitario, emergencia y policía del Distrito Federal, cuyo gobierno pertenece al PRD. Otro grupo numeroso se dirigió hacia la Villa Olímpica, donde se acondicionó un centro de acogida para los manifestantes. Según cálculos de la coalición Por el Bien de Todos, unas 100.000 personas llegaron a la capital desde distintos puntos del interior del país para sumarse a la manifestación en favor de un nuevo recuento de los votos.

Paralelamente, militantes del PRD se han instalado desde el sábado frente a las 27 sedes de distrito del Instituto Federal Electoral (IFE) en Ciudad de México, en "misión de vigilancia" para impedir que nadie sustraiga paquetes electorales, según los dirigentes perredistas.

López Obrador saluda a sus seguidores durante la manifestación en Ciudad de México.
López Obrador saluda a sus seguidores durante la manifestación en Ciudad de México.REUTERS

La derecha contraataca

El conservador Partido Acción Nacional (PAN), vencedor de los comicios según la autoridad electoral, calificó de chantaje las movilizaciones callejeras. César Nava, portavoz del partido, señaló que los integrantes del Tribunal Electoral encargados de examinar las impugnaciones deben resolver según los méritos del expediente y no en base a presiones o manifestaciones.

De momento, los magistrados han recibido 52 juicios de inconformidad o impugnaciones de la candidatura de López Obrador, y del PAN. El partido oficialista ha decidido también presentar demandas como parte de su estrategia para hacer frente a las acciones del PRD.

El número final de impugnaciones superará las 220 por parte de la coalición Por el Bien de Todos, 131 del PAN y uno del Partido Revolucionario Institucional (PRI), según los avisos remitidos por los consejos de distritos al tribunal Electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50