Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LECTURA

La verdadera historia de Monty Python

Los avatares del guión de 'La vida de Brian' contados por sus protagonistas

John Cleese: Al principio, La vida de Brian iba a ser una película sobre Judas Iscariote, un tipo que siempre llegaba tarde. Parte de la gracia, claro, estaba en que si llegaba cinco minutos tarde a la realización de un milagro bien podía, a efectos prácticos, haberlo hecho con dos mil años de retraso. Judas no asistía a la Última Cena porque su mujer había invitado a unos amigos a su casa y tenía que quedarse, aunque pensaba pasarse luego a tomar unas copas con Jesús y los demás discípulos. A mí la idea me parecía graciosísima, pero fue una de las primeras en descartarse.

TERRY JONES:

J. Cleese: "Al principio, 'La vida de Brian' iba a ser un filme sobre Judas Iscariote, un tipo que siempre llegaba tarde. La idea me parecía graciosísima, pero se descartó enseguida"

T. Jones: "La vida de Brian' no es blasfema, es herética. No es blasfema porque interpreta que los Evangelios y la historia que cuentan son Palabra de Dios"

T. Gilliam: "Empezamos con ideas más bien toscas, hasta que adoptamos un enfoque indirecto, creando un personaje que hubiera nacido al mismo tiempo que Jesús"

La idea no me entusiasmaba. Supongo que, en parte, mi desencanto se debía a que había ido a una escuela primaria de la Iglesia Anglicana y allí la imagen que me habían dado de Tierra Santa en la época de Jesucristo era la de un desierto habitado por tipos con largas túnicas amorfas. Nunca me habían gustado esas prendas y tal vez por eso la idea no me atraía. De todas formas, probé a leerme de nuevo los Evangelios, y así, poco a poco, se despertó en mí el interés.

TERRY GILLIAM:

Yo crecí en un ambiente mucho más religioso que el resto del grupo.

MICHAEL PALIN:

Recuerdo que se nos hizo bastante difícil encontrar el tono adecuado. Al principio acordamos documentarnos sobre la Biblia y el periodo histórico en cuestión y ver qué sacábamos en claro. Pronto surgieron posibles ideas y una que nos gustó especialmente fue la de que en Judea se viviera una época de auténtico fervor mesiánico. Esa idea fue la clave y dio pie a la creación de un personaje que no fuera Jesús, pero que viviera una vida paralela; el vecino de la puerta de al lado, como quien dice.

JOHN CLEESE:

El punto de inflexión llegó cuando Michael nos leyó lo que había escrito sobre el personaje de Poncio Pilatos. "¡Eso es!", saltamos todos. Fue entonces cuando supimos que la historia daría de sí. Fue una sesión de guionistas extraordinaria, creo que fue la última de la primera fase de escritura del guión. Después de eso pusimos en común lo que teníamos y nos separamos de nuevo, pensando: "Ya la tenemos, está en el bote".

EXTRACTO DEL DIARIO DE TERRY JONES. 10 DE MARZO DE 1977:

Otra reunión de los Python. Graham ha llegado una hora tarde porque creía que hoy no habíamos quedado. Luego nos ha confesado que pensaba que ayer también nos habíamos dado el día libre. Es evidente que John tampoco ha escrito nada. Eric, por el contrario, ha trabajado bastante y nada más llegar ha sacado sus apuntes. Yo he perdido los míos, de modo que hemos empezado por discutir el material de Eric. Terry G. ha llegado justo a tiempo para la comida. Creo que cada vez me las apaño mejor en las reuniones; una muestra de ello es que hoy no he tratado de imponer mis ideas a ultranza, como solía hacer, y, sin embargo, al final de la

jornada todos las habían oído y aceptado. Últimamente las reuniones son mucho más alegres de lo acostumbrado... Me inquieta la posibilidad de que nos lo estemos tomando a la ligera.

MICHAEL PALIN

: Cuando acabamos la cuarta temporada de Flying Circus todos coincidimos en que lo mejor iba a ser darnos un descanso y ver qué pasaba; pero la expectación de la audiencia crecía por momentos y al final nuestro deseo de no defraudarla se concretó en La vida de Brian. La demanda de Monty Python era irreprimible y poco a poco nos arrastró, como si de una fuerza magnética implacable se tratara, a la realización de otra película.

TERRY GILLIAM:

Le dimos vueltas y más vueltas... después de hacer una película de caballería, ¿qué mejor que probar con una sobre el cristianismo? Una noche surgió la idea de un personaje que se hiciera pasar por el Espíritu Santo y después de dejar a María embarazada le dijera: "No te preocupes, soy un mensajero del Señor". Luego María volvía a casa y trataba de explicárselo a José: "Me dijo que era un mensajero del Señor". Empezamos con ideas como estas, más bien toscas, hasta que dimos el salto y adoptamos un enfoque indirecto, c

reando un personaje que hubiera nacido al mismo tiempo que Jesús, en el establo de al lado. Fue una manera curiosa de evitar caer en la blasfemia. Mi madre, que es una cristiana practicante y fervorosa, la vio y no le encontró ninguna pega, pues no habla de Jesús.

DAVID SHERLOCK:

Lo que me fascina, o al menos en

tonces me fascinaba, es la ingente labor de documentación que estaban dispuestos a emprender.

ERIC IDLE:

Nos reunimos, hablamos un poco del tema y nos dimos dos semanas para documentarnos. Cada uno se fue por su lado, con la Biblia bajo el brazo; yo, además me leí los manuscritos del mar Muerto y algún comentario a las Sagradas Escrituras. Luego volvimos a reunirnos para decidir cuál sería el argumento. Supongo que a esas alturas nos dábamos perfecta cuenta de que no podíamos hacer una película sobre Jesucristo porque no es un personaje especialmente gracioso, uno no puede mofarse así como así de lo que dijo porque su discurso no estaba nada mal y no es un buen tema para el cachondeo. Fue entonces cuando a alguien se le ocurrió la historia del personaje a quien confunden con un Mesías y ésa fue la chispa que nos faltaba. Gran parte de lo que escribí para el guión de La vida de Brian lo hice junto a Gilliam. Fue un poco raro, porque éramos los outsiders del grupo, por así decirlo, pero en esa película trabajamos en pareja.

TERRY JONES:

El proceso que se- guimos fue el mismo que habíamos establecido en Flying Circus: cada uno se iba por su lado a escribir escenas y sketches y al cabo de unos días nos reuníamos de nuevo para ver si la cosa funcionaba. Sabíamos que la historia se asemejaría vagamente a la vida de Jesucristo, pero pronto se hizo evidente que no podíamos hablar de Cristo porque no era allí donde residía el humor. Lo gracioso es que alguien haya predicado con tanto ahínco el amor y la paz para que luego sus seguidores se pasen dos mil años matándose y torturándose unos a otros porque no pueden ponerse de acuerdo sobre la forma en que lo dijo.

JOHN CLEESE:

La verdad es que no creo que nadie pueda mofarse de la vida de Jesús, no tiene ningún sentido. El absurdo no tiene que ver con las enseñanzas de los fundadores de la religión, sino con lo que hicieron de ellas los que vinieron después. Siempre me ha sorprendido que la gente no lo pille.

EXTRACTO DEL DIARIO DE TERRY JONES. MIÉRCOLES 24 DE NOVIEMBRE DE 1976:

Reunión de los Python. ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Monty Python y Bob McCabe

En 1969, seis actores y guionistas se unieron para crear una serie de televisión sobre la vida de un representante teatral marrullero y sin escrúpulos llamado Monty Python, nombre que adoptaron posteriormente como grupo. Ahora, Bob McCabe cuenta la historia.

La autobiografía. E. Global Rhythm

El difunto George Harrison solía decir que los Monty Python habían heredado el espíritu de los Beatles. Con esa premisa, Bob McCabe ha hablado con cinco de los seis componentes del grupo (Graham Chapman falleció) y ha recopilado fotografías inéditas de ellos.

De batallitas y otras rencillas

EN Monty Python. La autobiografía por Monty Python y citando diarios personales hasta hoy inéditos, los creadores del grupo cuentan los deseos y aspiraciones de su infancia, las batallitas de sus años de carrera en algunas de las universidades de mayor renombre mundial, sus primeros pasos en la televisión gracias al curioso sistema popularmente conocido como amiguismo y la creación del inicialmente infravalorado programa Monty Python's Flying Circus.

En este libro, de reciente aparición, los Python tratan de recordar su trayectoria, desde la serie que cambió el mundo y las películas que hicieron brotar unas veces su risa y otras su ira, hasta su amarga disolución, de la que todos salieron tambaleantes y uno difunto, y a la que siguieron numerosos reencuentros e intentos de recuperación, tanto en la pantalla como sobre el escenario, todos malogrados debido a infaustas rencillas, reproches despiadados o sumas de dinero juzgadas insuficientes; por no mencionar el hecho insoslayable de que uno de ellos seguía muerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de julio de 2006

Más información