Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maria del Mar Bonet presenta en el Grec 'Terra secreta', espectáculo con temas ajenos que cantar en la intimidad

En la intimidad, Maria del Mar Bonet suele deleitar a sus amigos con canciones de Joan Bibiloni, Ovidi Montllor y Guillem d'Efak que raras veces interpreta en sus conciertos. Hasta ahora. La cantante mallorquina ha decidido reunir estas piezas íntimas en Terra secreta, un espectáculo enmarcado en el festival Grec de Barcelona que recalará en la plaza del Rei del 29 de junio al 2 de julio. "Es una propuesta muy mediterránea, pero sin el orientalismo de otros espectáculos míos", afirmó ayer la cantautora en la presentación de Terra secreta.

Maria del Mar Bonet llevaba algunos años sin actuar en la barcelonesa plaza del Rei, un escenario recurrente en su trayectoria. Por eso ha querido convertir este reencuentro en algo especial y saldar, al mismo tiempo, una vieja deuda pendiente. Inmersa todavía en la gira internacional de Amic, Amat -que la llevará en los próximos meses a Siria, Berlín y Jordania-, la cantautora mallorquina cambia de aires y abandona los dejes orientales en Terra secreta, su nuevo espectáculo. Para conformar el repertorio ha echado mano de canciones de Joan Bibiloni, Jordi Guardans, Ovidi Montllor, Toti Soler, Guillem d'Efak y Joan Manel Serrat, entre otros compositores. Son piezas rescatadas de su memoria sentimental que no acostumbra a interpretar en público. "Forman parte de mi intimidad. Son canciones que te las quedas para ti, pero que he decidido interpretarlas de puertas para afuera", reconoce la cantante. Los cuatro conciertos en el marco de la programación del Festival Grec le permitirán, además, ultimar los arreglos necesarios antes de llevar las mismas canciones al estudio de grabación. "Era urgente para mí cantarlas ahora y darles cierta unidad en un disco que aparecerá a finales de este año", explica.

La autora de Què volen aquesta gent prescinde de los grandes éxitos comerciales para centrarse en tonadas preciosistas, pero poco conocidas. De Serrat, por ejemplo, ha elegido Cançó de l'amor petit y La rosa de l'adéu. Por lo tanto, el espectáculo será también un homenaje a algunos de sus compositores favoritos. Es el caso de Guillem d'Efak, de quien interpretará Blues en sol y otros temas. "Guillem d'Efak dejó de cantar muy pronto. Murió en la misma época que Ovidi Montllor. Todavía hoy es poco conocido, aunque dejó escritos varios libros de poesía".

Asimismo, Bonet ha recuperado en Terra secreta melodías añejas, como una canción tradicional de los pescadores normandos que adaptó del francés Maria Aurèlia Capmany con el título La cançó de la barbera. Hasta Robert Graves tendrá su espacio reservado con la versión musical de uno de sus poemas. Para subrayar las diferencias con su anterior trabajo, la cantante ha ampliado su conjunto habitual con un violonchelo (Manuel Martínez del Fresno) y una batería (Lluís Ribalta).

Un día antes de iniciar las actuaciones, mañana, Maria del Mar Bonet recibirá la Medalla de Oro de la Ciudad de Barcelona. Éste es un reconocimiento que le llena de orgullo. "En realidad, sería yo quien tendría que entregar una medalla a Barcelona, una ciudad que me ha dado tanto. Cuando llegué aquí para estudiar cerámica, me encontré con un grupo maravillosos de artistas, la plataforma de Els Setze Jutges. Ellos me animaron a cantar y grabar discos", recuerda emocionada la cantautora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006