Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El voto por correo es el mayor escándalo del fútbol", dice Sanz

Cuando faltan ocho días para las elecciones a la presidencia del Madrid, el voto por correo sigue siendo el tema de conversación favorito entre los candidatos. Un día se habla de eso y el otro también. Lorenzo Sanz -fue el máximo mandatario del club entre 1995 y 2000- aprovechó ayer su comparecencia en el Foro Ferrándiz-As para criticar al sistema de voto, que, según dijo, "va camino de convertirse en el mayor escándalo de la historia del fútbol mundial".

Sanz reclamó que el proceso electoral sea similar al de unas elecciones generales y que quien no pueda acudir a las urnas deposite su voto en las oficinas de correos y no en las sedes de los candidatos.

Por la tarde solicitó amparo al Consejo Superior de Deportes para que actúe "de forma inmediata" y suspendan la opción del voto por correo.

"Aquí se está cogiendo el voto a lazo. Asistimos a un mercado donde se intenta comprar votos por euros, por copas, por entradas al parque de atracciones", manifestó Sanz. "Estamos entrando en una dinámica horrorosa para la imagen del club", aseguró. Y es que Sanz volvió a presentarse a las elecciones -en 2000 y en 2004 Florentino Pérez le arrebató el cargo- precisamente para recuperar la "verdadera imagen madridista". "Quiero que el Madrid vuelva a ser normal. En estos últimos años se nos ha vendido algo que no es fútbol, sino parafernalia y márketing. Hemos pecado de prepotencia", sentenció.

Su proyecto deportivo tiene tres objetivos: que desaparezca la palabra galáctico, que los jugadores del Madrid sufran como el socio -"se va a acabar esto de ir a bailar después de una derrota"- y, por último, que vuelva a funcionar la estructura deportiva.

Mientras Sanz exponía las claves de su proyecto deportivo, Arturo Baldasano manifestaba su personal oposición al voto por correo en la sede de su candidatura. Quemó simbólicamente los votos de los miembros de su junta y la documentación en blanco destinada a seguir recopilando votos. Los 1.863 que ya tenía los entregó a un notario para que los socios que lo deseen acudan a recuperarlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2006