Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Patronato de la Sagrada Familia dice que el AVE será un grave daño para el templo

La junta constructora de la Sagrada Familia ha presentado ocho alegaciones contra el trazado del AVE por la calle de Mallorca, por el temor de que las obras produzcan "daños irreparables" en la estructura del templo, según el presidente de esa entidad, el democristiano Joan Rigol. En su opinión, el paso del túnel del AVE junto al templo de Gaudí es una intervención "agresiva" que "pone en grave riesgo" la "permanencia" del edificio, dada la complejidad geológica del terreno y el diseño singular del templo.

El volumen del monumento, su altura y su carga -la fachada de la Gloria pesará 22.000 toneladas-, así como su estructura singular, hacen que el edificio sea especialmente sensible a los movimientos de la cimentación, afirman sus constructores.

El catedrático emérito de la Facultad de Geología de la Universidad de Barcelona Oriol Riba plantea en un estudio, utilizado por la junta para la presentación de las alegaciones, una serie de enigmas sobre el comportamiento del subsuelo a los que la junta considera que por el momento no se ha dado respuesta.

El arquitecto jefe de la obras de la Sagrada Familia, Jordi Bonet, definió el túnel como "una agresión muy fuerte" que podría provocar roturas y permitir el paso del agua, que a su vez podría arrastrar la tierra sobre la que se asienta el templo. Otro de los arquitectos encargados de la construcción de la Sagrada Familia, Josep Gómez Serrano, señaló que la pantalla de protección no es sino "un amortiguador de deformaciones sin estabilidad propia", y que las vibraciones podrían afectar a los mosaicos y las vidrieras, así como a las bóvedas catalanas y los pináculos.

Jordi Bonet subrayó que, a pesar de las precisiones de los estudios, "no se pueden prever los vicios ocultos del terreno" ni los imponderables que podrían dañar la estructura del templo. En las alegaciones, la junta asegura estar de acuerdo en que "en ningún caso puede aprobarse una alternativa que ponga en riesgo la vida de las personas" y recuerda que en el templo trabajan 235 personas y lo visitan cada día entre 5.000 y 8.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de junio de 2006