_
_
_
_
_

Los candidatos mexicanos arañan votos con cientos de anuncios en televisión

El derechista Calderón coloca 2.193 cuñas publicitarias en una semana

Los principales candidatos a la presidencia de México saben que, con lo cerrada que está la contienda del 2 de julio, cualquier punto que ganen puede ser decisivo, y por ello han desatado una encarnizada batalla de anuncios televisivos. El que lidera la pauta es el derechista Felipe Calderón, que en una semana colocó 2.193 anuncios en radio y televisión con el respaldo económico de su partido, el Partido Acción Nacional (PAN).

A doce días de los comicios presidenciales, los estrategas de Calderón -segundo en la mayoría de las encuestas- han impuesto un ritmo desenfrenado a la exhibición de su candidato, escenario en el que no se han quedado atrás el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que marcha con más intenciones de voto en las mediciones de opinión pública, y Roberto Madrazo, del ex gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien ha elevado su presencia en los medios electrónicos en un esfuerzo por salir del tercer puesto en las preferencias ciudadanas y meterse a la pelea.

El priísta Madrazo aparece como un hombre que no perteneció al partido autoritario que gobernó México durante 72 años, ofrece estabilidad, modernidad y justicia social. López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), va directo al bolsillo del ciudadano de menores recursos, al que ofrece aumentos de salario inmediatos, y Calderón se sigue vendiendo como un hombre de manos limpias y del empleo, después de que un escándalo sobre supuestos malos manejos de un cuñado suyo le golpeó en sus niveles de popularidad.

Los otros dos aspirantes, la socialdemócrata Patricia Mercado y el progubernamental Roberto Campa, han desaparecido prácticamente de la escena, dado que no cuentan con la más mínima posibilidad de ser actores en la disputa a la presidencia. Los que quedan en la contienda tratan de impactar con buenas imágenes y propuestas, que tanto desde la derecha (pagar la electricidad a personas pobres) como desde la izquierda (elevar salarios) suenan a promesas de campaña.

En este contexto, Jorge Buendía, director de Opinión Pública de la encuestadora Ipsos-Bimsa, considera que "lo que nos enseñan los anuncios televisivos es que los mensajes negativos son recordados por la gente y lo más importante, influyen en las preferencias". El especialista detalló que los cambios "importantes que sufrieron las campañas fueron por campañas publicitarias negativas".

Acusaciones en campaña

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Así, López Obrador perdió puntos cuando fue acusado por Calderón de autoritario, y volvió a perder puntos cuando saltó el escándalo de su cuñado, Diego Zavala, al que el perredista acusó de beneficiarse económicamente del paso del panista por el Ministerio de Energía.

Buendía insiste en que mientras que los candidatos queman sus últimos cartuchos en la batalla por aparecer como los mejores para el electorado, no hay que olvidar que los impactos más importante "fueron por las campañas negativas; la gente dirá que prefiere las propuestas por encima de los ataques, pero da más peso a los ataques".

Un trabajo encargado por el diario El Universal a la empresa Verificación y Monitoreo, que sigue los anuncios de los candidatos en las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey desde el 19 de enero, cuando iniciaron las campañas presidenciales, indica que del 10 al 16 de junio, Calderón "habría pagado por la difusión de 2.193 cuñas en radio y televisión 42.562.630 pesos (unos tres millones de euros), según la empresa Verificación y Monitoreo, que se basa en tarifas públicas y no toma en cuenta descuentos u otras negociaciones". "Tan sólo el viernes 16 de junio", añade el diario, "Calderón transmitió 78 anuncios por televisión nacional, muchos de ellos en horario estelar, y 298 anuncios en los principales noticiarios de radio".

Roberto Madrazo, en un mitin en la localidad de Ecatepec, el domingo.
Roberto Madrazo, en un mitin en la localidad de Ecatepec, el domingo.AP

Toda la carne en el asador

Los candidatos echan toda la carne al asador, y, según El Universal, el priísta Roberto Madrazo "aumentó ligeramente su estrategia mediática al transmitir 2.777 spots, por los que habría pagado 29.955.946 pesos. Hace una semana registró 26.700.069 pesos por 2.178 anuncios". Y López Obrador, quien afirmaba al inicio de la campaña que era un candidato sin dinero para entrar en la guerra digital, "disminuyó su gasto a 16.330.517 pesos. Del 3 al 9 de junio difundió 1.426 spots y habría pagado 17.455.776".

De los disparos de último momento, Jorge Buendía, director de Ipsos-Bimsa, dice que las hechas en los anuncios "son promesas sobre las cuales la gente tendrá reservas", pero habrá que ver lo convincentes que son los mensajes.

Y los partidos, con sus candidatos al frente buscan votos por todos los medios en un escenario donde, dice Buendía, los independientes forman casi un tercio de la población en condiciones de votar (cercana a los 70 millones), pero en un momento en que la disputa por la presidencia puede depender de muy poco.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_