Otegi asegura que el Gobierno va aceptando que Euskadi es "una nación"

El obispo Uriarte pide a todos los partidos que ayuden al proceso de paz

El líder de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, opinó ayer en Andoain (Guipúzcoa) que el Gobierno está experimentando "un cambio" y comienza a aceptar que el País Vasco "es una nación", lo que calificó de "gran victoria política de la izquierda abertzale". El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, destacó por su parte que el proceso de paz precisa de "la colaboración de todos los partidos" por encima de "cualquier interés electoral".

Juan María Uriarte, que cuando era prelado de Zamora medió en las negociaciones que el Gobierno de José María Aznar mantuvo con ETA en 1999, destacó que a esa colaboración entre las formaciones políticas debe sumarse la de toda la sociedad. En plena ruptura de relaciones entre el Gobierno y todos los partidos que le apoyan en la gestión del proceso y el PP, y a apenas 24 horas de la manifestación convocada en Madrid por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en contra de una negociación con ETA, Uriarte resaltó que al logro de la paz deben contribuir "con magnanimidad todos los grupos".

En el actual proceso, el obispo de San Sebastián no se ha prodigado en declaraciones públicas desde el anuncio del alto el fuego, si bien ha ofrecido a la Iglesia como "catalizador positivo" de la situación y ha pedido que nadie obstaculice ésta. En esta línea abundó en la presentación en San Sebastián de un compendio sobre la doctrina social de la Iglesia. Para el prelado, al proceso de paz deben contribuir "con magnanimidad todos los grupos, de la naturaleza que sean, no sólo los políticos, grupos de naturaleza diferente y de signo diferente". Y ello, porque "el silencio completo de la violencia" es superior "a cualquier interés político o electoral. Por tanto, ese bien tiene que moderar otros intereses, por legítimos que sean".

Ayer, al día siguiente de que el juez Fernando Grande-Marlaska ordenase a la policía que suspendiese una conferencia de prensa de Batasuna en Pamplona, Otegi, compareció de nuevo con completa normalidad en un acto público. En una conferencia que ofreció en Andoain (Guipúzcoa), afirmó que ha llegado el momento de "abandonar el tablero de la confrontación" y pasar al de la "seducción democrática". Garantizó que no existe riesgo de que en las bases de la izquierda abertzale haya disidencias durante el proceso de paz, mientras que, en cambio, en las filas del PP se registran "movimientos" que evidencian que no es un partido "monolítico".

El portavoz independentista opinó que el Gobierno está experimentando "un cambio" y comienza a aceptar que el País Vasco es "una nación", lo que calificó de "gran victoria política de la izquierda abertzale".

No fue la suya la única voz de Batasuna difundida ayer. El miembro de la Mesa Nacional Joseba Alvarez declaró a ETB que su formación no tiene "ninguna pretensión de seguir siendo ilegal", si bien la reunión anunciada con el PSE "no debe depender" de que Batasuna "sea legal o no". Apostilló que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero debe anunciar el diálogo con ETA y que el PP deberá sumarse al final porque "la segunda fuerza política del Estado no puede quedar fuera en una cuestión de Estado".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Arnaldo Otegi y Juan María Torrealdai, ex director de <i>Egunkaria,</i> en el acto en Andoain.
Arnaldo Otegi y Juan María Torrealdai, ex director de <i>Egunkaria,</i> en el acto en Andoain.JAVIER HERNÁNDEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS