Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos checos empiezan a negociar tras el empate electoral

Los políticos checos comenzaron ayer unas difíciles negociaciones para formar Gobierno tras los resultados de las elecciones del sábado, en las que el conservador Partido Democrático Cívico (ODS) ha logrado una mayoría exigua, que pone muy difícil la formación de gobierno: El bloque de centro-derecha suma 100 escaños, exactamente los mismos que el de centro-izquierda.

"Como ganador de las elecciones, soy yo quien debe evitar una crisis política", declaró ayer el líder del ODS, Mirek Topolanek. Con un 35,38% de los votos, este partido dispone de 81 escaños en un Parlamento de 200 sitios. El Partido Socialdemócrata (CSSD) del primer ministro, Jiri Paroubek logró 74 escaños, los comunistas 26, los democristianos 13 y los verdes (en principio, más próximos del polo de centro-derecha que a los socialdemócratas), seis.

Aunque había excluido la posibilidad de formar una gran coalición con los socialdemócratas, el líder del ODS dio ayer marcha atrás. Sin embargo, Paroubek anunció ayer que iba a recomendar que su partido se colocara en la oposición, lo que dejaría a la República Checa en una situación de ingobernabilidad que forzaría la celebración de nuevos comicios.

El jefe del Partido Verde, Martin Bursik, juzgó por su parte que "no es pertinente hablar de elecciones anticipadas al día siguiente de un escrutinio marcado por una participación del 65%". "El deber de los partidos es tratar de encontrar una salida", agregó. Los comunistas propusieron "un Gobierno de unidad nacional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2006