Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Balonmano | Liga Asobal

El Barça logra su 17ª Liga

Aspirante también al título, el Ciudad Real conquista el subcampeonato al superar al Portland

Tres años ha tenido que esperar el Barcelona Cifec para añadir a su sala de trofeos su 17º título de Liga. Lo logró ayer, en la última jornada del campeonato, en la cancha del Keymare Almería (27-34), un equipo que había complicado la vida a todos los grandes y que mantuvo la emoción, la incógnita sobre el campeón, durante media hora. Fue lo que resistió el cuadro almeriense, décimo clasificado, frente al Barça mientras el Ciudad Real y el Portland se batían en el Quijote Arena a la espera del resbalón azulgrana.

No sucedió. Apeado de la Copa de Europa por el Ciudad Real, a la postre campeón, y de la del Rey, en las semifinales, por el Valladolid, al Barça sólo le quedaba la Liga para celebrar un gran éxito. Ése era el objetivo que se había marcado a principio de temporada Xesco Espar, su técnico, tras proclamarse campeón de Europa el curso pasado. "La Liga se decidirá en el último partido", había pronosticado Espar justo antes del inicio del campeonato. Habitualmente certero en sus pronósticos, tampoco se equivocó en esta oportunidad y, consciente de que la Copa de Europa se vendería carísima, diseñó la estrategia de toda la temporada para conquistar la Liga, el torneo que premia la mayor regularidad.

Espar, que ha devuelto al Barça a su senda triunfadora, tenía muy claro lo que debía hacer su equipo para lograr el objetivo: no dejarse puntos frente a los conjuntos de menor entidad y perder por la mínima frente a sus dos grandes rivales: Ciudad Real y Portland. Los jugadores azulgrana han cumplido el plan a la perfección. El Barça sólo ha perdido dos partidos en toda la temporada, los dos que Espar había previsto: en casa del Ciudad Real y en la del Portland. Los dos finalistas de la Copa de Europa le habían ganado el goal average a los azulgrana y ello, junto con su excelente temporada -el Portland, campeón de Liga el curso pasado, sólo había perdido dos partidos y empatado otros dos mientras que el Ciudad Real había acumulado tres derrotas- mantuvieron vivas hasta ayer sus esperanzas de conquistar la Liga. El calendario, además, quiso añadir aún más emoción enfrentándolos en la última jornada.

Así que Ciudad Real y Portland saltaron a la pista del Quijote Arena con la vista puesta en Almería. Hasta el descanso, el gran duelo que mantuvieron Svensson y Sterbik bajo los palos tuvo sentido. El Almería, como ya había hecho durante el curso con otros grandes, le estaba poniendo las cosas difíciles al Barça (13-14). "Esto se resolverá en el último minuto", dijo entonces el lateral manchego Alberto Entrerríos. Se equivocó. Ni Espar ni sus jugadores quisieron prolongar la emoción.

En la segunda parte, el Barça, con Barrufet y Juanín espléndidos, sacó el rodillo, puso distancia en el marcador -llegó a tener nueve goles de ventaja (19-28)- y acabó con las ilusiones del Ciudad Real y el Portland, cuyo duelo (28-25) dio el subcampeonato a los de Duishebáev. Lo celebraron los manchegos y más aún los azulgrana, eufóricos por la Liga. Espar, con tantos títulos como años en el banquillo (dos), se abrazó a sus jugadores y juntos se lanzaron a la pista. Formando un círculo, los azulgrana saltaron al grito de "¡campeones, campeones!". Iker Romero, Juanín y Espar lograban su primera Liga con el Barça, la 17ª de una sección que luce también siete Copas de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de junio de 2006