Vargas y el mambo

Mientras Mario Vargas Llosa presentaba anoche, en el Teatro Español de Madrid, su novela Travesuras de la niña mala, con la actriz Pastora Vega, que leyó algunos capítulos, el escritor se ayudó de mambos de Pérez Prado para ilustrar su relato de la vida juvenil de los años 50 en Lima. En esto un señor de la platea levantó su voz tronante: "¡No diga usted que Pérez Prado hizo conciertos! ¡Ese señor sólo hacía actuaciones!" Vargas Llosa se recompuso: "La verdad es que me han interrumpido muchas veces por motivos políticos, pero jamás me interrumpieron por Pérez Prado". Luego el autor se sintió aún más confiado: "Y ya que estamos en estas debo confesarles que fui un gran bailarín de mambo, aunque ustedes no se lo crean".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS