Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El retorno de El Cuco

Osasuna apuesta por Ziganda para relevar a Aguirre y afrontar la 'Champions'

Patxi Izco, el presidente de Osasuna, lloró en la rueda de prensa de despedida de Javier Aguirre. No era extraño: el técnico mexicano le ha dado en cuatro temporadas un subcampeonato en la Copa, una clasificación para la Copa de la UEFA y otra para la Liga de Campeones. Todo menos un título, algo que no se puede exigir al equipo navarro. Para sustituirle ha elegido a José Ángel Cuco Ziganda (Larrainzar, Navarra; 1966), ex jugador del club y del Athletic y técnico de Osasuna B, del que han salido algunos de los productos utilizados por Aguirre. Es una apuesta arriesgada porque al neófito Ziganda le va a tocar lidiar el curso más complejo de Osasuna: tres competiciones al mismo tiempo y el horizonte del éxito mezclado con el de hacer caja en la europea.

Antes de elegir a Ziganda, Izco sondeó el mercado. Habló con entrenadores que acababan sus contratos o que estaban en disposición de salir de sus clubes, pero o no obtuvo respuesta o la que le dieron era excesiva para las posibilidades del club. Así que ha apostado por Ziganda en un afán por prolongar el clima de diálogo que instauró Aguirre y su conocimiento de las bases del equipo.

De Ziganda se sabe que era un futbolista listo, de ahí el apodo. Lo de El Cuco le viene por su habilidad para llevar a la red todo lo que los demás gestionaban en torno al área. Era el delantero clásico, un tallo delgado entregado a la faena que consiguió en Bilbao -llegó en 1991 con Iñaki Sáez en el banquillo- que la afición le creara un grito: "¡Cuco, Cuco, uh, uh!", algo que no se oía desde lo de "¡Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo, como Iribar no hay ninguno!".

Ahora le toca arrancar en Osasuna, en el que jugó siete temporadas -cuatro antes de irse al Athletic y tres después- como preparador en un momento exigente del club. A su lado tendrá a Jon Andoni Goikoetxea, ex de Osasuna, Real Sociedad, Barça y Athletic, que ya ha sido su mano derecha en el filial. Lo que sí ha hecho Ziganda es proponer a varios jugadores para el primer equipo con la complicidad de Aguirre: los hermanos Flaño, defensas; Raúl García, centrocampista, o David López, un extremo con porvenir.

En Navarra, desde que se conoció la intención de Aguirre de poner fin a su época en Pamplona, se barajó el nombre del actual técnico del Deportivo, Joaquín Caparrós. Curioso: Osasuna y Sevilla han vivido los lances más duros cuando Caparrós entrenaba al conjunto andaluz y Aguirre al navarro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de mayo de 2006