Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FÓRMULA 1 | Gran Premio de España

Baño de multitudes de Alonso en Montmeló

En cada aparición pública, Fernando Alonso desgrana la nueva imagen que quiere irradiar. Ayer, en Montmeló, el español, de 24 años, recibió un baño de multitudes cuando apareció en el pit-lane y después cuando acudió a la avenida de los Campeones para descubrir la placa que le ha dedicado el circuito barcelonés ante un buen número de los 32.000 espectadores que acudieron ayer al mismo.

En ambos casos Alonso se mostró abierto y dispuesto a disfrutar del momento triunfal que está viviendo: campeón y líder del Mundial de F-1. En la línea de boxes se entretuvo haciéndose fotografías con varios minusválidos antes de dirigirse a todos los aficionados saludando. Sin prisas.

Sólo unos minutos más tarde volvió a reencontrarse con su gente en la avenida de los Campeones. Su placa, con la inscripción firmada "para el circuito de un país y para su afición", figurará desde ayer al lado de las de Michael Schumacher, Ayrton Senna, Nigel Mansell, Àlex Crivillé, Mick Doohan, Sito Pons o Ángel Nieto. "Es un orgullo recibir todos estos homenajes", comentó Alonso mientras lanzaba al público no sólo su gorra, sino sus gafas de sol, y se olvidaba del mal humor que le produce verse perseguido en su vida privada.

Tras descubrir su placa, el campeón replica a Ecclestone: "No sé qué más hacer por la F-1"

Aunque los coches no circularon en Montmeló, los seguidores de Alonso quisieron dejarle claro su apoyo incondicional para el Gran Premio de España, que se disputará el próximo domingo. "Es difícil vaticinar qué puede ocurrir", apuntó Alonso. "No tengo una bola mágica. Hay que esperar a ver los primeros entrenamientos para comprobar hasta qué punto serán competitivos los neumáticos Bridgestone en un circuito claramente de Michelin. Si Ferrari lucha por la victoria tanto aquí como en Montecarlo, creo que serán claros competidores. Pero no será un duelo sólo entre él y yo. Hay cuatro equipos con capacidad para ganar. Aunque Schumacher y [Kimi] Raikkonen son los más constantes", agregó reconociendo que luchar contra Schumacher le causa más placer que contra cualquier otro. "Es más emocionante ganar a los grandes y a las grandes escuderías", ratificó. Y dijo que no quería siquiera pensar en la posibilidad de no subir al podio. "Pero pueden surgir problemas", matizó.

Alonso no se calló la respuesta a Bernie Ecclestone, el patrón de la F-1, que le ha acusado de hacer muy poco por este deporte. "No sé qué debo hacer más para la F-1. Corro lo mejor que puedo, voy a los entrenamientos y cumplo con los patrocinadores. Eso es lo que me exige el contrato", replicó el asturiano; "no sé qué más puedo hacer. Lo iré investigando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de mayo de 2006