Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Hay interés por ambas partes en trabajar juntos"

Miguel Ángel Gil espera que Javier Aguirre, tras anunciar a sus jugadores que deja Osasuna, acelere el fichaje como técnico del Atlético

"Hemos hablado de trabajar juntos y hay interés en ello por ambas partes". La confesión de Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid, refiriéndose a Javier Aguirre, el entrenador de Osasuna, deja claro quién ocupará la próxima campaña el banquillo del equipo madrileño. Tanto los dirigentes de la entidad rojiblanca como el propio técnico se resisten a reconocer lo que la situación demuestra como un hecho consumado: que Aguirre es el nuevo entrenador del Atlético. El mexicano ya anunció el pasado lunes a los jugadores su marcha del club navarro al finalizar esta temporada.

El consejero delegado del Atlético confirmó los contactos y las negociaciones con Aguirre y un amigo suyo, del que prefirió silenciar su nombre, pero que actúa de representante. "Les dijimos que, si se desvinculaba de Osasuna, Javier nos interesaba como entrenador del Atlético", aseguró Gil Marín. El interés, como reconoció el consejero delegado rojiblanco, es mutuo, pero ni una parte ni otra oficializan por ahora el compromiso. "No está cerrado", insistió ayer Gil Marín, al tiempo que añadía: "Mientras no firme, no se puede asegurar nada. Hemos quedado con su amigo y representante en tratar el asunto al finalizar la temporada".

"Todo se hará saber a su tiempo y todos lo conocerán", comenta el mexicano

Más remiso a hablar se mostró Aguirre. Varios jugadores de Osasuna confirmaron, sin embargo, que les anunció el lunes que no seguiría en el equipo. El técnico concluye el 30 de junio su contrato con Osasuna después de cuatro temporadas al frente de la plantilla del equipo navarro.

"Se habla demasiado de mi situación", explicó ayer Aguirre, convaleciente de una operación en el tabique nasal. "Todo se hará saber a su tiempo y todos lo conocerán", añadió. De momento, el técnico está centrado en el próximo partido, el que les medirá el próximo martes al Valencia: "Esperemos que nos dé una plaza para disputar la Liga de Campeones de la próxima temporada". Después hará oficial su decisión. Se trata del mismo método que ha seguido a lo largo de las tres últimas campañas, cuando, al acabar la Liga, se reunía con Patxi Izco, el presidente de Osasuna, para, en conversaciones de cinco minutos, según reconoce, cerrar su inmediato futuro. Siempre por una temporada, como desde que era futbolista profesional.

En el club navarro tienen constancia de la marcha del entrenador desde hace días y ya han iniciado contactos para encontrar su sustituto. La confirmación de estas conversaciones hicieron saltar el martes a Augusto César Lendoiro, el presidente del Deportivo, quien arremetió contra Izco al desvelar éste que ha mantenido tratos con Joaquín Caparrós, el actual técnico del equipo gallego, con el que le restan aún dos años de contrato, para ficharle como relevo de Aguirre.

Ha sido la plantilla de Osasuna l0a que confirmó la marcha de Aguirre. Dos de sus hombres, David López y el francés Ludovic Delporte, explicaron ayer en los campos de entrenamiento de Tajonar que el técnico mexicano les había reunido el lunes para asegurarles que el próximo curso no seguirá en Pamplona. Tanto López como Delporte coincidieron en señalar que todos los futbolistas desean su continuidad, pero que respetan su decisión y esperan lo mejor para él.

"Es una decisión suya y la habrá tomado por una razón", comentó López; "lleva cuatro años aquí, ha trabajado muy bien e igual es su oportunidad de ir a un equipo grande. Nosotros lo aceptamos. Sobre todo, hay que agradecerle lo que nos ha dado. Que le vaya bien".

Delporte comentó que el anuncio de la marcha de Aguirre le causó "una sensación rara". "Le conozco desde hace dos años, cuando llegué a este equipo, y la verdad es que es muy buen entrenador", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de mayo de 2006