Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alcaldes socialistas respaldan el plan de La Axarquía, pero no el PP

El POT contempla inversiones públicas por 526 millones de euros

A diferencia de lo ocurrido con el Plan de Ordenación del Territorio (POT) de la Costa del Sol, la Junta de Andalucía sí logró ayer el respaldo de los alcaldes del PSOE al elaborado para La Axarquía. Los 16 alcaldes socialistas votaron a favor del documento, que fue rechazado por siete ediles del PP y dos andalucistas. El plan, que protege 200 metros de líneas de costa, contempla inversiones en la zona por 526,4 millones de euros.

La llamada al orden de la dirección socialista surtió esta vez sus efectos y evitó un nuevo plante de alcaldes, pese a que durante los más de dos años de tramitación del plan de La Axarquía ha habido profundas discrepancias entre la consejería y los ediles por el impedimento a edificar en el suelo rústico no urbanizable.

En el documento aprobado ayer se han eliminado finalmente todos los parámetros urbanísticos que impedían la legalización de las viviendas diseminadas construidas en suelo rústico no urbanizable. El equipo redactor estima que existen en esta situación 9.000 casas. Ahora será un consorcio que crearán la Diputación Provincial de Málaga, la Junta y los Ayuntamientos quien estudie los casos que se pueden legalizar y en qué condiciones.

El plan mantiene que no se podrá construir en ningún caso en zonas con pendientes del 50%, y con ciertas restricciones en las que oscilan entre el 35% y el 50%.

Para la costa, la principal incorporación es aumentar hasta 200 metros la zona libre desde la orilla del mar -la ley establece 100 metros-. A partir de ellos, los suelos que quedan sin ocupar junto a la costa, deberán utilizarse prioritariamente para desarrollo de equipamientos vinculados a actividades turísticas y de ocio. En algunas se permitirán viviendas con parámetros de entre una y dos plazas residenciales por cada plaza hotelera, según los lugares.

El alcalde de Vélez Málaga, Antonio Souvirón (PSOE) dijo que que en el documento "aún se pueden incluir algunas cuestiones" que satisfagan plenamente a los alcaldes, aunque sí reconoció que "globalmente estamos de acuerdo" con él.

El plan contempla unas inversiones de 526,4 millones de euros, a los que hay que sumar lo que cueste el nuevo puerto deportivo entre Nerja y Torrox aún no presupuestado. De ellos, 214 millones serán para carreteras, 122 para el tranvía que unirá la línea 3 del metro de Málaga con Nerja, y 50 para un plan de desarrollo rural que gestionará el consorcio.

Además de los 16 alcaldes del PSOE votaron a favor uno del PP (Comares) y dos de IU. En contra se pronuciaron siete del PP y dos del PA, y se abstuvo uno de IU.

El alcalde de Nerja, José Alberto Armijo (PP), que en anteriores sesiones de la comisión de redacción se había abstenido, justificó su rechazo porque entiende que el plan impide el desarrollo de la ciudad, después de que el plan haya protegido el suelo junto a la Cueva de Nerja donde proyectada una urbanización con 993 viviendas y campo de golf. El secretario general de Urbanismo, Vicente Granados, lo negó y explicó que la Junta ve necesario que Nerja cuente con un campo de golf, pero "mejor y en un suelo donde sea viable". Medio Ambiente y Cultura han rechazado el proyecto por sus afecciones a la Cueva de Nerja y la Sierra Tejeda y Almijara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de mayo de 2006