Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | El Barça revalida el título

Hasta Cruyff se entrega a Rijkaard

"Los técnicos son muy buenos", afirma el ex técnico y el presidente Laporta añade: "Frank ha armonizado todos los estamentos del club"

Ganó la Liga el Barça y Frank Rijkaard sonrió y hasta pareció relajado: "Claro que estoy contento. Hemos ganado el título y eso me hace muy feliz". Lo quiso dejar claro, pero tampoco perdió ocasión de elogiar la profesionalidad de sus jugadores. Pese a conocer la derrota del Valencia en Son Moix, en la mitad del partido de Balaídos, los futbolistas saltaron al césped de Vigo con la intención de llevarse el triunfo. "Ha sido muy cómodo para nosotros porque en el descanso hemos tenido el momento para celebrarlo y relajarnos". Rijkaard piropeó la cohesión y el trabajo del equipo, para él la clave del éxito en las dos últimas temporadas. "Este es un club en el que se trabaja en equipo. Este título es para los directivos, los colegas que han trabajado para que ésto haya sido posible gracias también a ellos. El talento de todos, unidos, es lo que nos ha permitido celebrar hoy el título", argumentó Rijkaard, que instó a vencer la final de la Champions para poner el colofón a una temporada magnífica. "Lo que ha pasado esta noche es lo mejor, sabiendo que todo se puede coronar en París".

Beguiristain: "No estábamos agobiados, pero la situación comenzaba a apretar"

Maragall: "Le doy las gracias al entrenador y al presidente, porque sin él Rijkaard no estaría"

Para Txiki Begiristain, director deportivo del club, acabar el trabajo y cantar el alirón en Vigo supuso todo un respiro. "No estábamos agobiados, pero la situación comenzaba a apretar", afirmó. "La sensación que teníamos era de que estaba ganada, pero faltaba la firma y eso me intranquilizaba", reconoció Begiristain, que durante el segundo tiempo celebró casi tanto el gol de Eto'o como que no se lesionara ningún jugador.

Johan Cruyff, mentor de ambos -Rijkaard y Begiristain- ante Joan Laporta cuando éste alcanzó la presidencia, fue entrevistado al respecto por Catalunya Ràdio. "No es que sienta un poco mío a este equipo, pero los técnicos son muy buenos y sobre todo muy buena gente. Si no, no los habría aconsejado", aseguro. "Te puedes fiar cuando toman decisiones. A Rijkaard le conozco desde hace mil años, he jugado con él, he sido su entrenador. Sé también quién es Ten Cate, y a Txiki le conozco igualmente bien. Se pueden dejar las cosas en sus manos con toda tranquilidad. Nunca toman decisiones con segundas intenciones".

No hubo opinión barcelonista que no se refiriera a Rijkaard como piedra angular del triunfo azulgrana. El técnico, sin embargo, delegó siempre en sus jugadores. Cruyff también percibió el mérito de Rijkaard en el comportamiento del equipo: "Ha conseguido que unos trabajen y otros hagan las cosas bonitas. Ronaldinho, por ejemplo, hace cosas maravillosas y el equipo se beneficia. Está fresco porque otros se sacrifican por él, esa es la clave", convino. Y acabó: "Creo que en París ganaremos al Arsenal en la final de la Liga de Campeones. Ahora hay que ser felices y disfrutar lo que toca".

Laporta se unió a los piropos: "La clave del éxito es la tranquilidad que transmite Frank Rijkaard". "Es un técnico estupendo que se quedará en el Barcelona hasta que el quiera -su contrato expira en 2009-. Ha logrado armonizar todos los estamentos de la entidad. El proyecto se va consolidando", rubricó el presidente azulgrana, que defendió la continuidad de Rijkaard en diciembre de 2003 cuando los resultados jugaban en contra del técnico holandés.

Los parabienes al entrenador azulgrana continuaron por boca del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall. "Ganar dos veces consecutivas la Liga quiere decir que tenemos un equipo muy bueno. El Barcelona tiene calidad de juego y su actitud es la de un gentleman. Es un equipo caballeroso, amable y al mismo tiempo creativo. Juega límpio y con arte. Y todo eso es mérito de su entrenador. No hay nadie que refleje mejor la personalidad del equipo que Rijkaard. Le doy las gracias al entrenador y también al presidente, porque sin Laporta, Rijkaard no estaría en el Barcelona".

Los jugadores coicidieron igualmente en elogiar a su técnico. El abrazo entre Rijkaard y Ronaldinho fue especialmente significativo. El técnico ha cuidado especialmente al jugador, sobre todo en el último tramo de la Liga, para reservarle para la Champions. La respuesta del delantero ha sido siempre generosa. "Yo fiché por el Barcelona porque quería jugar en un gran club y en un gran equipo, y porque tenía la posibilidad de hacer historia. Estoy muy contento de participar en este cambio de ciclo que está experimentado el Barcelona. El mister ha tenido mucho que ver en ello".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de mayo de 2006