Detenido un hijastro de Oubiña por un alijo de 2.000 kilos de cocaína

Seis 'narcos' huyen por un monte de A Coruña tras ser descubiertos en pleno desembarco

Un grupo de guardias civiles y policías rastreaba anoche los montes de Zas (A Coruña) en busca de seis presuntos narcotraficantes que lograron huir tras ser sorprendidos con un alijo de unas dos toneladas de cocaína. Los agentes detuvieron a otros dos implicados en la operación, uno de ellos David Pérez Lago, hijastro del narcotraficante Laureano Oubiña, actualmente en prisión. La droga era transportada en una planeadora cuyos tripulantes, tras ser descubiertos, escaparon por mar del acoso de un helicóptero. Al llegar a tierra, huyeron en un coche que después abandonaron para echarse al monte.

El alijo estaba a punto de ser desembarcado en la mañana de ayer en la zona de Finisterre, en la Costa da Morte. Pero los planes de los narcotraficantes se frustraron después de que una llamada anónima informase, sobre las 9.00 horas, de que se había avistado desde tierra una embarcación que se estaba hundiendo junto al faro de Fisterra. Sus dos tripulantes, según el testigo, habían sido recogidos por otra lancha.

Salvamento Marítimo y la Guardia Civil se pusieron en alerta, y, poco después, una patrulla del instituto armado se encontró en el cercano puerto de Corcubión a dos personas que infundieron sospechas a los agentes, sobre todo, tras descubrir que llevaban 5.000 euros en metálico y que sus declaraciones resultaban contradictorias. Fueron identificados como dos vecinos de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), la zona donde operan los principales clanes del narcotráfico gallego. Uno de ellos era David Pérez Lago, hijo del primer matrimonio de Esther Lago, la fallecida esposa de Oubiña. Pérez Lago ya tenía pendiente una condena de seis años de cárcel, que le impuso el pasado enero la Audiencia Nacional por un alijo de 12 toneladas de hachís aprehendido en 1999 a bordo del buque Regina Maris. La sentencia condenó también a Oubiña y consideró probado que su hijastro desempeñaba un papel dirigente en la organización dedicada al tráfico de drogas.

Con el apoyo de la policía, las fuerzas de seguridad se desplegaron entonces para atajar lo que se adivinaba ya como una operación de narcotráfico a gran escala. Un agente de la Guardia Civil que se encontraba fuera de servicio informó entonces de que había avistado una planeadora merodeando por las inmediaciones de una punta rocosa en Corme, en el municipio de Ponteceso. Un helicóptero del instituto armado localizó la embarcación, con tres tripulantes a bordo, y la siguió hasta la playa de A Barda, en la misma localidad.

Allí le estaban esperando otras tres personas en un automóvil Audi A-3 que más tarde se comprobó que era propiedad del hijastro de Oubiña, según fuentes próximas a la investigación. Tras recoger a los tripulantes de la planeadora, los seis huyeron en el automóvil. Atrás dejaron abandonado el alijo que transportaba la lancha, 85 fardos de entre 20 y 25 kilos de cocaína cada uno, según los primeros cálculos de la Guardia Civil. Desde ese momento, se inició otra persecución por tierra. Tras varios kilómetros y al verse cercados por los agentes, los seis ocupantes del Audi abandonaron el automóvil en el municipio de Zas y se echaron al monte.

Al cierre de esta edición, los rastreos continuaban en la zona sin resultados. En la búsqueda participaban agentes de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía con la ayuda de perros. En el mar se intentaba localizar además otra planeadora, presumiblemente cargada también con droga, que, junto a la hundida y la abandonada en la playa, habrían transportado la cocaína desde alta mar tras recogerla de un buque nodriza, según fuentes de la investigación. "Ha sido una operación importante por la cantidad de droga incautada, pero puede alcanzar incluso una mayor envergadura según avancen las investigaciones que están en curso", declaró el delegado del Gobierno en Galicia, Manuel Ameijeiras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Un guardia civil apila los fardos de cocaína aprehendidos ayer en el municipio de Zas (A Coruña).
Un guardia civil apila los fardos de cocaína aprehendidos ayer en el municipio de Zas (A Coruña).EFE

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS