_
_
_
_
_

Salida airada

La cantante Victoria Adams, esposa del futbolista del Real Madrid David Beckham, no pasó inadvertida entre algunos de los miles de turistas que han visitado Segovia la pasada Semana Santa, aunque les dejó con un palmo de narices, subiendo veloz al automóvil tras salir de un restaurante. Con arranque de rally, dejando goma en el adoquín, y en dirección prohibida, la ex Spice Girls se mantuvo distante entre guardaespaldas, masticando chicle, lo que provocó la protesta airada de muchas personas que la querían fotografiar con cámaras y móviles, que la abuchearon tras la veloz huida. La también conocida como "posh Spice" o "Spice pija" llegó acompañada por los tres hijos del matrimonio, Romeo, Brooklyn y Cruz, mientras que su marido permaneció en Madrid, posiblemente porque su equipo jugaba contra el Getafe, ayer, domingo, aunque vuelven a arreciar los rumores sobre la inestabilidad de la pareja. Aunque no probó el cochinillo que le ofreció el hostelero José María Ruiz Benito, cambiándolo por unas verduras hervidas y un rape a la plancha, la artista accedió a participar de la tradicional ceremonia de partirlo con el borde de un plato, mientras los familiares que la acompañaban optaron por probar el típico plato segoviano. Vestida con vaquero, camiseta, cazadora y tacones, la ex estrella del pop inglés accedió a que la fotografiaran troceando el asado, después de comprobar que lo habían hecho desde famosos a jefes de Estado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_