Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Jackie McLean, saxofonista

Trabajó con Miles Davis, y Charles Mingus y era director del Departamento de Música Afroamericana de la Universidad de Hartford

Jackie McLean nació en el barrio neoyorquino de Harlem, el 17 de mayo de 1931. Saxofonista alto de jazz, alumno de Bud Powell y seguidor de Charlie Parker, tocó con Miles Davis en los años 1951 y 1952 y con Charles Mingus entre 1955 y 1958. Después formó su propio grupo. A final de los años sesenta se retiró de los escenarios a causa de su adicción a las drogas y se dedicó a la enseñanza. Volvió a grabar en la década de los setenta con el sello Blue Note y el Steplee Chase. Falleció el 31 de marzo.

John Menwood McLean, saxofonista alto de jazz, falleció el pasado 31 de marzo en su domicilio de Hartford, Connecticut, a los 74 años.

McLean trabajaba en la Universidad de dicha localidad norteamericana, como director del Departamento de Música Afroamericana, creado por él mismo. La noticia fue dada a conocer por un portavoz de Hartford, que no especificó la causa del fallecimiento.

McLean, conocido en los ambientes jazzísticos por el sobrenombre de Jackie Mac, nació en el barrio neoyorquino de Harlem, el 17 de mayo del año 1931 (1932, según algunas fuentes). Tras fallecer su padre a los siete años, quedó al cuidado de su padrino, un fanático del jazz, visitante habitual del teatro Apollo, en Harlem, y futuro propietario de una tienda de discos donde el joven Jackie descubrió la música de Charlie Parker.

En 1949, pisó por vez primera un escenario junto a su vecino y maestro, el pianista Bud Powell.

El joven jazzista fue incluido entre la legión de imitadores de Bird. "En realidad yo pensaba que era sacrílego tocar si uno no lo hacía en la manera de Parker". A través de Powell, McLean entró en contacto con el trompetista Miles Davis, con quien tocó de seguido durante los años 1951 a 1952. Su compañero de sección en el celebérrimo quinteto fue el también saxofonista Sonny Rollins.

Llevado por su fama de parkeriano, al tiempo que tocaba junto a Miles, McLean ejercía de suplente del propio Parker en los bolos a los que éste no acudía. Tiempos de cambio para el joven artista que, ya por entonces, andaba a la búsqueda de su propio sonido. "Busqué en Bird algo diferente que yo pudiera tocar y en cierto momento estaba llegando a algo que era mío".

A mediados de los años cincuenta, McLean empezó a frecuentar la compañía de los creadores de vanguardia, como Charles Mingus.

En 1957, entró a formar parte del staff de la compañía Prestige, una de las primeras compañías "independientes" dedicadas al jazz, ocupación que abandonó a los dos años para emplearse como músico y actor en The Connection.

La obra, un clásico del off Broadway original de Jack Gelber, llevada al cine por Shirley Clarke, le dio la oportunidad de representar el papel hasta cierto punto autobiográfico de un drogadicto.

Tras pasar una temporada en el penal de Rikers Island acusado de consumo de estupefacientes, a principios de los años sesenta entró en contacto con la música de Ornette Coleman quien, a partir de entonces, constituyó una influencia determinante en su obra. Bajo la influencia del revolucionario saxofonista y compositor, McLean grabó una serie de discos -One step beyond, Destination out...- a través de los cuales estableció una línea de comunicación entre el bebop y el nuevo free jazz.

Su progresiva retirada de los escenarios se acentuó a partir del año 1972, con su entrada en la docencia. Aun así, siguió grabando discos a su nombre para el sello danés Steeple Chase, a menudo junto a su propio hijo y discípulo, Rene McLean; y, a partir de 1985, con Blue Note.

Si bien apenas se dejó ver fuera de su lugar de residencia en los últimos años de su vida, McLean tocó en diferentes ocasiones en nuestro país e incluso llegó a grabar un disco en directo, todavía inédito, junto al pianista barcelonés Tete Montoliu.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de abril de 2006