Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fin de semana

La luz y su ausencia

Gerardo Armesto presenta en Montehermoso sus últimos trabajos sobre las posibilidades lumínicas y el espacio

Gerardo Armesto (Vitoria, 1949) trabaja en el silencio de un pequeño cubículo con cuatro metros cuadrados de luz cenital. Es El espacio idóneo para crear sus cajas de luz, trasuntos de cámara oscura, que ahora presenta en Vitoria, en una muestra que supone también el reconocimiento a su trayectoria discreta, pero empecinada desde que hace 25 años comenzase a trabajar en los mundos del audiovisual y la plástica.

Tras haber sido un pionero en la videocreación, Armesto ha regresado al taller artesanal, al papel y el lápiz, para elaborar los contenidos de su última obsesión, que titula la muestra: Entre la luz y su ausencia. En total, una veintena de cajas de luz, fabricadas con minuciosidad artesana, que tratan de ofrecer la pulsión por la geometría del artista, cuya formación arquitectónica las obliga a salir del plano para convertirse en pequeñas esculturas.

Esculturas artesanas pues Armesto las crea muchas veces como expresión de sus mundos interiores, de la lucha que mantiene entre la luz y su ausencia. Los 80 dibujos que las acompañan resultan buen reflejo de esa tensión que se relaja en cuanto el creador llega a su estudio y se pone manos a la obra para elaborar sus cajas, que no pueden evitar las vinculaciones místicas: del uso de la luz cenital a la pureza del blanco con que están construidas o los juegos de espacios que buscan un destino desconocido.

"En mis dibujos se aprecia esa lucha contra el dolor que procuro transmitir en las obras en tres dimensiones", comentaba ayer Armesto en la presentación de su exposición. El arte como liberación, en fin. Y las pequeñas cajas no pierden cuando cambian de escala: todo lo contrario.

La muestra recoge la recreación de uno de sus proyectos a gran tamaño y lo que en su dimensión original (no más de 50 x 25 cms.) son intuiciones se convierten en esta gran pieza en una verdadera caja metafísica, un pequeño habitáculo para residir y encontrarse. Los dibujos que acompañan Entre la luz y su ausencia se presentan como un diario del artista durante el periodo que parte de 2001, cuando comenzó a trabajar en la muestra.

Entre la luz y su ausencia. Gerardo Armesto; Montehermoso, 2 (Vitoria). Hasta el 14 de mayo. De martes a viernes: de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00. Sábados: de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00. Domingos y festivos: de 11.00 a 14.00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de marzo de 2006