La empresa familiar reclama que los festivos se trasladen al lunes para evitar puentes y que se abarate el despido

El presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Juan Roig, pidió ayer que se trasladen los festivos durante la semana a los lunes con el fin de evitar "puentes" y "acueductos" que interrumpen la actividad productiva. Según el presidente de Mercadona y del equipo de baloncesto Pamesa Valencia, "no es lo mismo poner en marcha una empresa el lunes" y otra vez más en la misma semana. "Eso lo paga el país", afirmó.

Se trata de uno de los aspectos necesarios para la flexibilización del mercado laboral que el IEF ha incluido en el documento Reformas clave para le economía española: políticas que exigen un consenso urgente, presentado ayer en un desayuno organizado por Europa Press. En el informe pide que se reduzca el coste del despido de los nuevos contratos y, para ello, reclama "extender la utilización del contrato con indemnización de 33 días por año trabajado". También propone que las subidas salariales estén sometidas al incremento de la productividad. "Si eso no es posible, tal como acconseja la OCDE", señala el documento, "habría que ligarlas a la inflación subyacente". En cuanto a la edad de jubilación, se plantea retrasarla dos años, hasta los 67, y "aceptar la necesidad inaplazable de afrontar una reforma del sistema de pensiones".

Las empresas familiares reclaman una rebaja de las cuotas a la Seguridad Social y una reforma fiscal "más ambiciosa". Según Roig, el tipo efectivo del impuesto de sociedades (un 28%) es superior a la media europea y, al eliminarse determinadas deducciones, "habrá empresas que pierdan competitividad". En concreto, pidió que se mantengan las deducciones a I+D. Roig fue claro sobre la inmigración: "Todos los inmigrantes que estén en España tienen que estar legalizados".

A preguntas sobre el buen gobierno, comentó que las empresas familiares cumplen los requisitos y que no necesitan ningún Gobierno para garantizarlo. El IEF es partidario de fomentar igualdad entre hombres y mujeres, pero "sin imposiciones legales". No se trata de porcentaje, sino de "valía personal" y aseguró que, si fuera mujer, no le gustaría llegar a consejera "por ley". En todo caso, se mostró partidario de fomentar la flexibilización de horarios, la jornada continua o los contratos a tiempo parcial para favorecer la conciliación de la vida laboral y personal.

Roig, que es partidario de abrir el debate sobre la energía nuclear, dijo que José María Cuevas hizo unas declaraciones "no muy afortunadas" cuando calificó la OPA de Gas Natural sobre Endesa de operación "a la catalana" y habló en tono crítico de la existencia de "dos tipos de empresarios vascos". Sobre el alto el fuego de ETA, animó al Gobierno en la necesidad de continuar con el diálogo y mantener la cautela.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS