Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Rally Catalunya | AUTOMOVILISMO

Atropello mortal

Sordo y Pons destacan en un día presidido por la muerte de Bastuk

Port Aventura / Tarragona

Jorg Bastuk, de 36 años, hubiera sido un participante anónimo en la 42ª edición del Rally Catalunya, que se disputa en tierras de Tarragona. Un accidente le hizo protagonista. Bastuk, copiloto de Aaron Burkart (Citroën C2 GT) que participaba en el Mundial júnior, fue aplastado por otro coche cuando guardaba en el maletero una rueda pinchada, tras sufrir una salida en el kilómetro 9,8 del segundo tramo, el de Montmell, donde el año pasado Stephan Sarrazin ya sufrió un serio incidente. Bastuk, alemán de Nalbech-Bilsdorf, fue trasladado inmediatamente al hospital Juan XXIII de Tarragona, donde se certificó su fallecimiento después que los médicos intentaran reanimarle sin éxito.

El accidente fue calificado de auténtica desgracia, porque piloto y copiloto salieron ilesos del accidente que habían sufrido sólo unos minutos antes en aquella fatídica curva a la izquierda. Cuando el pitido sonó en la dirección de carrera -todos los coches llevan un transpondedor, dispositivo de localización vía GPS- comenzó a movilizarse todo el equipo de seguridad. El propio Bastuk mostró poco después el cartel verde de OK, señal de que no había consecuencias graves. La alarma se desató más tarde cuando hubo un segundo pitido en el mismo punto del primer accidente: otro coche se había accidentado en el mismo lugar. "Aquello nos alarmó", confesó Aman Barfull, director del rally. "Inmediatamente neutralizamos el tramo y enviamos allí al coche de seguridad y una ambulancia". Dos minutos después salió también el helicóptero medicalizado porque las noticias que llegaban eran ya preocupantes. El coche Ford Fiesta de Barry Clark y Scott Martin se salió de la carretera y se empotró por detrás al de Bastuk. El copiloto, que estaba guardando la rueda, fue alcanzado y recibió lesiones craneoencefálicas y torácicas que resultaron mortales.

La última incidencia mortal en el Mundial de Rallies se había producido la temporada pasada en Inglaterra cuando Michael Park, copiloto de Marko Martin (Peugeot), falleció tras impactarse su coche en un árbol.

La organización del Rally Catalunya anunció que en señal de duelo mañana no habrá ceremonia de celebración en Salou.

Bastuk y Burkart habían corrido juntos muchas veces desde 1996. Pero para Bastuk, graduado social que trabajaba en cuestiones de educación, los rallies eran una diversión desde los 17 años. "Accidentes pueden ocurrir, y a las velocidades que vamos pueden ser graves", comentó Marc Martí, copiloto de Daniel Sordo. "Pero las medidas de seguridad cada vez son mejores",

Sordo, precisamente, se mostró sólido, consistente y brillante en carrera. En todos los tramos, estuvo entre los cuatro primeros y en cuanto Markus Gronholm tuvo problemas en el turbo en el quinto tramo, el cántabro se colocó segundo en la general. Sólo su compañero de equipo en Kronos Citroën, Sebastien Loeb, doble campeón mundial, se mantuvo siempre por delante de él y le aventaja en 27,3s tras la primera etapa. Por detrás, persiguiéndole, el catalán Xevi Pons, segundo piloto oficial de Kronos, que tuvo problemas de frenos y caló el motor en la salida del segundo tramo. Pons, sin embargo, concluyó tercero, a 34,2s del líder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de marzo de 2006