Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Jesús Rollán

El mítico portero de waterpolo, de 37 años, fallece tras caer desde una terraza en la clínica barcelonesa en la que estaba ingresado

Jesús Rollán, considerado el mejor portero de waterpolo del mundo hasta que se retiró en 2004, falleció ayer en La Garriga (Barcelona), en el centro especializado en el tratamiento de adicciones donde se encontraba internado. Tenía 37 años y desde hacía varios sufría problemas de distinta índole. Fue hallado muerto después de caer desde una terraza de dicho centro. El Comité Olímpico Español ayudaba al ex guardameta sufragando los gastos del centro especializado en el que ingresó hace cinco meses.

La noticia causó un enorme impacto en el mundo del deporte. Rollán era, junto a Manel Estiarte, el principal líder de la selección española que tantos éxitos consiguió durante las dos últimas décadas, incluídos los títulos olímpicos (1996) y mundiales (1998 y 2001). Su carisma emanaba tanto de sus excepcionales actuaciones bajo los palos como de su carácter extrovertido y alegre. Tenía madera de líder. "Sucedió a Estiarte como capitán y luchó por defender los intereses de los componentes del equipo sin importarle que ello le costara más de una bronca", cuenta el ex seleccionador Joan Jané. Amigo de la infanta Cristina, fue él quien, durante los Juegos Olímpicos de Atlanta, se la presentó a Iñaki Urdangarín. Uno de sus ex compañeros en la selección, Nacho Lobera, pone de relieve su generosidad: "En un maratón de televisión para recaudar fondos donó la medalla de oro que ganó en Atlanta".

Rollán superó muchas dificultades para triunfar. Las lesiones marcaron su carrera. Nacido el 4 de abril de 1968 en Madrid, cuando apenas era un chiquillo sufrió una rotura de los ligamentos cruzados. El percance le empujó a dejar los partidos de baloncesto y fútbol en la población madrileña de Aravaca donde residía para elegir la posición de portero de waterpolo en el Club Vallehermoso. "Los porteros se entrenaban menos", argumentaba. De aquella época procede uno de los apodos, el loco de Aravaca. "Allí había de todo para hacer deporte menos una piscina. Por eso era complicado que un niño pudiera dedicarse al waterpolo", contaba. Descolló y ganó una beca. Era un adolescente y tuvo que irse a vivir a la Residencia Blume de Barcelona donde estaba la élite del waterpolo. Allí se formó junto a una magnífica generación de técnicos y jugadores. En 1988, cuando tenía 20 años, vivió su primera experiencia olímpica en Seúl. Poco después, obtuvo el título de ingeniero agrónomo.

Tras ganarlo todo, tanto a nivel de selección como a nivel de clubes, sufrió un calvario con las lesiones. Estiarte, cuando estaba en la cúspide de la fama en 1998, explicaba: "Todos nos van a recordar por las victorias, pero nadie sabe lo que hemos sufrido. Pocos conocen la amarga escena que contemplamos el día que visitamos a Jesús con las dos piernas operadas, destrozadas. Pensábamos que no sería capaz de volver a jugar. Y sin embargo lo logró". Rollán salió de aquella y culminó su carrera. Pero, a partir de 2002, sufrió muchísimo: fue operado dos veces de las rodillas, sufrió hernias discales y constantes problemas en los abductores. Sólo pudo disputar un partido en sus últimos Juegos, los de Atenas. "Desde 1994 mi cuerpo empezó a decir basta", declaró. "Ha concluido una etapa importante de mi vida. No puedo más".

Sus problemas se agravaron cuando, estando como segundo entrenador del Chiavari Nuoto de la A-1 italiana, se separó de su esposa Leticia, con la que tenía una hija, Asia. "Quizá se le juntó todo, su retirada como jugador, problemas con su mujer y problemas para ver a su hija", explicó Rafael Blanco, director general del COE.

La Federación Española intentó ayudarle y le dio un puesto como entrenador de porteros de las categorías inferiores. Fue nombrado embajador de la candidatura de Madrid 2012. Su estado de salud empeoró y no pudo asistir al homenaje que le rindió la Federación Española en octubre junto a Jordi Sans y Pedro García y, esta semana, tampoco a la entrega de medallas del COE al selecto grupo de deportistas españoles que han participado en cinco ediciones de los Juegos Olímpicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de marzo de 2006