Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene a dos hombres por maltratar a sus hijos en Almería

La Guardia Civil detuvo ayer en Garrucha (Almería) a un hombre por, supuestamente, maltratar a su hijo de 11 años, quien ha sido acogido en un centro de protección de menores de la Junta. El director del colegio donde el niño asistía a clase, la Residencia Escolar Madre de la Luz, denunció el caso a la Policía Local de Almería, después de que el chaval apareciera con hematomas en el aula. Los agentes hablaron con el pequeño y éste reconoció que su padre, con quien vive los fines de semana, suele golpearlo.

Los agentes comprobaron que el niño tenía heridas como si hubiera sido golpeado con un cinturón. La Delegación para la Igualdad y Bienestar Social dictó una resolución de desamparo provisional por la que el menor ha sido acogido en un centro de protección a la espera de la decisión que determine el Juzgado.

La Guardia Civil de Roquetas de Mar (Almería) también ha detenido a un hombre, F. M. L. R., de 34 años, por arrojarle a su hijo de siete años un mando a distancia y causarle daños en el labio y en una paleta. En este caso fue la madre del pequeño quien interpuso la denuncia.

Los hechos ocurrieron el lunes pasado sobre las 15.30. El niño fue atendido en el centro de salud del municipio después de que la madre llegara a casa y comprobara lo sucedido. Inmediatamente después, denunció la agresión ante la Guardia Civil. El delegado de Bienestar Social, Luis López, aseguró que en este caso no han sido necesarios ninguno de los servicios de la Junta dado que el pequeño está al cuidado de su madre.

Caso de Algeciras

Por otra parte, la mujer de Algeciras que esta misma mañana pasará a disposición judicial acusada de propinar una paliza a su hija de seis años, Susana F. S., de 28 años, careció de la custodia de la menor durante tres años por padecer una drogadicción, según informó ayer la inspectora jefe de Algeciras María José Martínez Lopera. La pequeña Samara, que el pasado miércoles tuvo que ser atendida en el hospital Punta Europa tras una supuesta paliza de su madre, vivió los tres primeros años de su vida con su abuela paterna. En 2003, los servicios sociales decidieron devolver la custodia a la madre, quien se incluyó en un programa de reinserción.

La niña tiene dos hermanos, a quienes no se han encontrado síntomas de maltrato. La inspectora relató que"La madre ocultaba las lesiones y hematomas causados a la menor con maquillaje y gorra, lo que hizo sospechar al entorno familiar sobre la conducta agresiva de la mujer". Según la agente, "nadie se atrevió a denunciar los malos tratos por temor a represalias del padre", quien se encuentra en la prisión de Alahurín de la Torre (Málaga) por un delito de narcotráfico. La abuela paterna ha vuelto a hacerse cargo de la custodia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de marzo de 2006