Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubianes alega ante el juez que su intervención en TV-3 "fue espontánea"

El actor y Albert Om declararon a raíz de una querella contra ambos por ultraje a España

Sant Feliu de Llobregat

El actor Pepe Rubianes y el periodista Albert Om declararon ayer en el juzgado número 5 de Sant Feliu de Llobregat, junto a sus respectivos abogados, a raíz de una querella contra ellos por presunto delito de ultraje a España y de incitación al odio por razón de origen (cargos que pueden tener penas de hasta tres años de prisión). Rubianes alegó que su intervención, el pasado 20 de enero, en El Club de TV-3 "fue espontánea". La querella está interpuesta por la Asociación para la Defensa de la Nación Española. Aleix Vidal-Quadras y Armando de Miguel están entre sus miembros.

La declaración de Rubianes duró media hora. El actor explicó que su intervención "fue espontánea". Om le había preguntado si se sentía unido a España, en el contexto de una entrevista en la que se hablaba de la obra dirigida por el humorista Todos somos Lorca, en la que se retrata "una España negra que lo mató, y que en algunos aspectos aún sigue presente", dijo Rubianes a la salida del juzgado. "Era un momento en que todo eran insultos hacia Cataluña, había boicoteo al cava y otras cosas" y, al responder a Om, añadió el actor, "me vino a la cabeza esa España de la unidad del destino y recité una frase de la obra cambiando la palabra trabajo por España". La frase original es: "Dicen que el trabajo dignifica. Que cojan el trabajo, se lo metan en la punta del nabo, les explote y les queden los huevos arriba en el campanario".

La querella sostiene que Rubianes y Om habían preparado esta intervención. "He hecho miles de entrevistas y jamás he pactado las preguntas con nadie", afirmó Rubianes, quien lamentó que sus palabras se hubieran sacado de contexto y aseguró sentirse unido a "una España democrática" y "no a la España negra, de la que aún queda gente que grita". Om, que declaró durante 15 minutos en catalán, respondió así a la pregunta del juez de por qué no había interrumpido al invitado cuando pronunció la supuesta injuria: "No pactamos ningún ultraje a España. No le corté porque la frase se dijo en el marco de una entrevista istriónica, como las hace siempre Rubianes".

El juez, que ha aceptado la querella a trámite, habrá de decidir si se celebra un juicio. El abogado de Rubianes, Jorge Navarro, dijo que pedirá que se archive el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 2006