E.ON confía en que la UE desautorice al Gobierno español en la OPA de Endesa

La eléctrica alemana cree que la reforma regulatoria puede ser contraria a la normativa europea

El presidente y consejero delegado de E.ON, Wulf Bernotat, viajó ayer a Madrid para contrarrestar la defensa que el Gobierno español ha emprendido a favor de Gas Natural en su pugna por Endesa. Bernotat confía en que la Unión Europea desautorice el poder que ha concedido a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para poder analizar la OPA de E.ON y, por tanto, rechazarla. Según Bernotat, puede "estar en conflicto" con la normativa europea. E.ON ha pedido al Gobierno alemán que aclare que no tiene derecho de veto ni "acción de oro" sobre la misma.

Más información

El primer ejecutivo de E.ON cree que la Comisión Europea no admitirá las medidas que el Gobierno español aprobó el pasado viernes. Bernotat se refirió al Real Decreto-Ley que amplía las competencias de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) -más concretamente la denominada Función 14- de forma que deberá pronunciarse sobre la oferta de E.ON: "Hasta el pasado viernes, estaba claro desde el punto de vista legal que la CNE no tenía que intervenir en nuestra operación", declaró Bernotat.

En su opinión, la reforma de la legislación española podría "entrar en conflicto con la normativa europea, en la medida en que la Comisión Europea es responsable, en exclusiva, de esta operación, sin intervención de la CNE", añadió. El director de Estrategia de E.ON, Dierk Pasker, criticó que se hayan cambiado las reglas "a mitad de partido". E.ON espera que Bruselas actuará "por propia iniciativa", pero no descarta recurrir al Tribunal de Luxemburgo "si fuera necesario". Los directivos de la eléctrica alemana celebraron una rueda de prensa en Madrid antes de reunirse con su asesor legal, el bufete de José Pedro Pérez Llorca. En su agenda no figuraba ninguna reunión con miembros del Gobierno español.

Bernotat rechazó pronunciarse sobre la oposición a su oferta por parte del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, pero reclamó "un trato justo" por parte de las instituciones gubernamentales españolas. "Entiendo que el Gobierno no es dueño de Endesa, salvo por una participación del 2,9% de la SEPI", dijo, y añadió que la oferta de E.ON es una "operación de mercado" y que no tiene interés en interferir en la política española. "Los accionistas tiene que tomar la decisión al final, de si quieren o no vendernos sus acciones", dijo.

La compañía no prevé modificar su oferta de 27,50 euros por acción, con pago en efectivo en su totalidad, frente a una propuesta de Gas Natural, que prevé el pago del 65% en acciones propias y un 35% en efectivo. Reiteró que, si la operación se dilata y se concluye después de que Endesa haya repartido el dividendo anunciado, el precio se rebajará por el mismo importe.

Blindaje alemán

Bernotat aseguró ayer tajantemente que el Gobierno alemán no tiene "ningún derecho de veto ni acción de oro" sobre una posible compra de E.ON, en referencia a una de las condiciones impuestas por el Ministerio de Economía alemán cuando la eléctrica adquirió la gasista Ruhrgasen 2002. "Esta disposición sólo afectaría si una compañía de fuera de la UE quisiera comprar nuestra compañía", dijo. E.ON ha pedido al citado ministerio una aclaración oficial, "de una vez y por todas", en este sentido.

Sin embargo, ayer no hubo aclaración. El texto de las condiciones, además, no distingue entre el carácter comunitario o no de un posible comprador, sino que se refiere sólo a que, en caso de que "cualquier entidad adquiera una mayoría de capital o de derechos de voto de E.ON, ésta queda sujeta, cuando así se lo requiera el Ministerio de Economía, a que las acciones de las que es titular directa o indirectamente en Ruhrgas sean enajenados a un tercero, siempre que la entidad adquirente dé motivos para estimar que los intereses de política energética de la República Federal de Alemania puedan quedar perjudicados". Es decir, no prohíbe comprar E.ON, pero sin los activos de gas, que son las dos terceras partes de sus ingresos, hace extremadamente difícil que le interese a alguna empresa.

Wulf Bernotat posa antes de la rueda de prensa que concedió en Madrid el pasado 21 de febrero.
Wulf Bernotat posa antes de la rueda de prensa que concedió en Madrid el pasado 21 de febrero.RICARDO GUTIÉRREZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción