El Supremo rechaza la reforma legal del Gobierno que reduce sus competencias

La Sala de lo Penal cree que se dejan 198 delitos fuera del recurso de casación

Dos de las salas del Tribunal Supremo, la Penal y la Militar, han remitido sendos informes al Consejo General del Poder Judicial en los que critican determinados aspectos de la reforma del Gobierno de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que se está tramitando en el Congreso. La Sala de lo Penal censura que la modificación legal limite las posibilidades de presentar recurso de casación a los delitos que conlleven penas superiores a tres años y recuerda que el Supremo debe extender su ámbito "sobre todo el Código Penal".

La Sala de lo Penal entiende que la reforma legal que impulsa el Gobierno "restringe el ámbito de la casación de manera excesiva" y deja fuera de ese recurso "un gran número de delitos" sobre los que ahora entendía, y resolvía, el Tribunal Supremo.

En el informe de la Sala de lo Penal se señala que de las 333 infracciones que contiene el Código Penal, el Tribunal Supremo, según el escrito, dejaría de juzgar por esta vía 198 infracciones -todas las que tienen señalada una pena que no supera los tres años-, mientras que otras 79 -las que se castigan con penas que pueden o no superar esa duración- también podrían quedar fuera de la casación si así lo estima la Audiencia que dicte la sentencia.

Se quedarían fuera del veredicto del Supremo infracciones como el hurto, el maltrato habitual, los abusos o acosos sexuales y el suministro de pornografía a menores, según el informe elaborado por la Sala de lo Penal y remitido al Consejo General del Poder Judicial. La Sala propone cambios en ese artículo y plantea por otro lado modificaciones legales que permitan al fiscal la posibilidad de recurrir "en cualquier caso", con lo que de hecho, el Supremo entendería sobre todas las infracciones penales.

El Gobierno aseguró ayer que se estudiarían las propuestas de la Sala de lo Penal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS