Vecinos de Carabanchel arrancan los soportes de los expendedores de billetes

Los vecinos de Carabanchel han decidido tomarse la justicia por su mano y han arrancado de cuajo más de una docena de los soportes sobre los que se colocarán en los próximos días los parquímetros. Es su manera de protestar por una medida que consideran "recaudatoria y sin sentido" en un distrito que no atrae a gran cantidad de tráfico.

Un paseo por las calles de Carabanchel permite comprobar que algunos soportes de las máquinas expendedoras de billetes han sido arrancados. A otros los han golpeado sin lograr derribarlos. Eso sí, la base ya ha sido dañada y necesitará retoques para poder colocar el parquímetro. Así se podía ver el hueco dejado ante una sucursal de Caja Madrid en la avenida de Carabanchel o los soportes dañados en la calle de la Chirimoya.

Más información

"La gente ya está harta. No tenemos suficientes sitios para los residentes. A este paso, nos tendremos que ir a aparcar a otras calles", se quejaba Juan Antonio Dorado, vecino de la calle de la Chirimoya. "Los vecinos no van a aguantar este atropello. Desde luego, no vamos a permitir el que nos cobren tanto dinero", añadió.

El sentimiento expresado por Dorado no era el único que se podía oír ayer por la tarde en Carabanchel, donde la indignación iba en aumento. "Lo que teníamos que hacer es quemarlos todos y tirarlos por ahí", protestaba un vecino que no quiso dar su nombre. "Eso sí, que lo tengan claro. Les va a salir muy caro porque no vamos a dejar ni uno en pie. No se dan cuenta de que somos trabajadores y que sólo quieren que les paguemos sus obras", añadió otra mujer. Uno de los cánticos que repetía de forma machacona el centenar de manifestantes anoche era: "Parquímetro instalado, parquímetro talado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de febrero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50