Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Athina Onassis pide otra porción del pastel

La glamurosa heredera pugna al cumplir los 21 años por el control de la fortuna familiar

La disyuntiva a la que se enfrentaba no estaba exenta de bemoles: ¿Me quedo en Brasil montando a caballo con el guapo de mi novio o lucho por el control de la fortuna de mi abuelo y me voy con mi playboy jinete para Grecia? A más de uno/a le gustaría verse colocado en tan gloriosa tesitura y Athina Onassis, 21 años recién cumplidos, se inclina por la segunda opción. O lo que es lo mismo, por hacerse con el control de Fundación Alejandro S. Onassis, compañía destinataria del 45% del legado de su abuelo Aristóteles Onassis.

¿Qué es lo que le impide hacerse con esa porción del pastel? Pues por ahora, un señor con bigote y 51 años; de nombre, Anthony Papadimitriou, quien ha heredado la presidencia de la fundación de su padre, Stelios, abogado y fiel amigo del abuelo Onassis. "La cuestión no es lo que puede sacar ella de la fundación, sino qué es lo que puede aportar", declara Anthony a la revista Time.

Athina, que ya ha empezado a moverse en los tribunales, lleva apenas nueves semanas casada con Álvaro Affonso de Miranda Neto, más conocido como Doda, ( medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sydney y Atlanta) y que tiene 12 años más que ella. Después de una boda en la que uno de cada cinco asistentes llevaba pinganillo (1.300 invitados y 300 guardaespaldas), a la glamurosa pareja se le atribuye ahora la búsqueda de un pisito en Atenas. Athina, que renegaba de sus orígenes en años mozos, acaba de renovar su pasaporte griego y quiere competir como amazona en el equipo heleno para los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008. De confirmarse la mudanza, la sede de la Fundación, eso sí, le quedaría más a mano.

Grandes empresas y obras de caridad. Son los dos grandes frentes de la fundación. Hay veces que hay que verse las caras con los peces gordos de, por ejemplo, grandes petroleras. ¿Quién se va a sentar con ellos y va a tomar las decisiones: una chiquilla sin experiencia en negocios que abandonó el cole a los 17? Son argumentos que, siempre según Time, se manejan en el entorno de los directivos de la fundación que, además, alegan que Aristóteles Onassis nunca quiso que fuera su familia la que se encargara de la empresa.

Athina posee una fortuna que ronda los 500 millones de euros: acciones, depósitos, oro, obras de arte, todo tipo de empresas, casas en media docena de países, la paradisíaca isla de Skorpios... Pero para su 21 cumpleaños, el domingo pasado, esperaba ampliar la cosa. En concreto, tomar el control del otro 45% de la fortuna del abuelo, el que Aristóteles destinó a la fundación a la que puso el nombre de su hijo Alejandro, muerto en accidente aéreo en 1973.

Para que Athina se ponga al frente del cotarro, deberá ganar una batalla jurídica y demostrar "capacidad y disposición a asumir la tarea", como exigen los estatutos de la fundación. Y a esto se agarra Anthony Papadimitriou para frenar el empuje de Athina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de febrero de 2006