Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DEL ESTADO AUTONÓMICO

PSOE y PP acuerdan el Estatuto valenciano sin bajar el listón del 5% para lograr escaño

Los socialistas rectifican a última hora y no apoyan la enmienda de los grupos minoritarios

El PSOE y el PP sacaron ayer la barrera electoral del 5% del proyecto de reforma del Estatuto valenciano para salvar un acuerdo que se situó al borde de la ruptura en la noche del miércoles. Los socialistas rectificaron en la noche del miércoles su decisión de rebajar al 3% ese listón para lograr escaño para no romper el acuerdo con los populares. El listón del 5%, que impide obtener escaños al partido que no supere ese porcentaje de votos a nivel autonómico, se mantiene en la Ley Electoral Valenciana, que sólo se podrá modificar con una mayoría de dos tercios. Los demás grupos censuraron el acuerdo.

La decisión del PSOE y el PP de mantener vivo el acuerdo para sacar adelante la reforma del Estatuto valenciano creó un profundo malestar en el resto de grupos parlamentarios, especialmente en Izquierda Unida, CiU y ERC. Estos grupos confiaban en que los socialistas apoyarían sus enmiendas para rebajar la barrera electoral al 3% y suprimir las expresiones de "idioma valenciano" de la reforma valenciana. No fue así y socialistas y populares recompusieron su acuerdo en las Cortes Valencianas con un arreglo meramente cosmético para que la barrera electoral sólo figure en la Ley Electoral y no en el nuevo Estatuto.

El estupor al conocer que PSOE y PP habían cerrado un nuevo pacto de madrugada, y que éste se limitaba a la supresión del 5% del Estatuto, se convirtió en indignación cuando populares y socialistas formalizaron su acuerdo mediante una enmienda transaccional basada en las presentadas por los grupos minoritarios pero sin contar con ellos. Les hizo falta una transaccional porque socialistas y populares no tenían enmiendas vivas para el texto porque ya habían cerrado el acuerdo en diciembre en el trámite de la Ponencia en el Congreso de los Diputados.

La discusión entre los portavoces de los dos grandes partidos y el resto -que anunciaron que retiraban las enmiendas en las que se sustentaba la transaccional- obligó al presidente de la Comisión Constitucional, Alfonso Guerra, a aplazar la votación de la misma hasta última hora de la tarde. Tras consultar con los servicios jurídicos del Congreso y pedir, para el futuro, que el presidente del Congreso, Manuel Marín, dictamine sobre estas situaciones, se procedió a votar. Ese dictamen servirá para el próximo proyecto de Estatuto que se debatirá en el Congreso: el catalán.

Ausencia como protesta

PSOE y PP sacaron adelante la modificación del Estatuto valenciano con sus 33 votos, mientras que el resto de grupos parlamentarios renunciaron a participar en la votación como protesta por lo sucedido. Tras la discusión en la Comisión Constitucional, el Estatuto valenciano volverá a someterse a votación, ya sin la barrera del 5%, en el pleno del Congreso del próximo jueves antes de su remisión al Senado.

Ayer, al inicio de la Comisión Constitucional, Federico Trillo, como portavoz del PP, reconoció que había habido "unos días difíciles para el acuerdo y la mesura". Y añadió: "Hoy, cuando parece imposible lograr consensos, nosotros lo hemos hecho, superando desconfianzas o presiones de terceros que no tienen la representación del PP y el PSOE".

El acuerdo entre los dos partidos mayoritarios para reformar el Estatuto valenciano estuvo a punto de saltar por los aires en la tarde del miércoles, ante la demanda del PSOE que exigía, además de modificar la barrera electoral, la supresión de la expresión "idioma valenciano" del texto estatutario. Los socialistas retiraron esa reclamación al filo de la medianoche del miércoles.

El acuerdo se cerró pasadas las doce de la noche del miércoles en una conversación telefónica entre el presidente de la Generalitat valenciana y líder del PP regional, Francisco Camps, y el secretario general de los socialistas del País Valenciano, Joan Ignasi Pla. Previamente, Camps había conversado con Serafín Castellano, Soraya Sáenz de Santamaría, Federico Trillo y el propio Mariano Rajoy, que acordaron no aceptar ninguna modificación sobre el valenciano, aunque aceptaron suprimir la barrera electoral del Estatuto siempre que se blindase en la Ley Electoral valenciana.

Por parte socialista, Pla contó con la opinión de Alfredo Pérez Rubalcaba, Ciprià Ciscar, Diego López Garrido, Ramón Jáuregui y Antoni Such. El PSOE, finalmente, ante el riesgo de que el PP rechazase el Estatuto y abriese un conflicto institucional entre las Cortes valencianas -donde tiene mayoría absoluta- y el Congreso de los Diputados, optó por aceptar la propuesta de sacar el porcentaje electoral del 5% del texto, lo que deja en manos de las Cortes valencianas una norma básica en su autogobierno.

MÁS PLURALIDAD

La reducción de la barrera al 3% no alteraría la mayoría en las Cortes Valencianas, pero posibilitaría mayor pluralidad. Una simulación sobre los votos de los distintos partidos en las elecciones de 2003 demuestra que el PP mantendría la mayoría absoluta. La hipótesis tiene en cuenta que en la próxima legislatura el número de diputados será de 99. Con la barrera del 5%, el PP obtendría 53 diputados, el PSPV, 40, e IU, seis. Con el 3%, alcanzarían los 51, 38, y seis escaños respectivamente. El Bloc entraría con cuatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 2006

Más información