Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DOPAJE

Positivos por los pelos

Los controles sorprenden a cinco deportistas por consumir unas pastillas contra la caída del cabello que entraron en la lista de sustancias prohibidas hace un año

¿Qué tienen en común Tobias Kreuzmann, que es alemán y juega al waterpolo; Nemanja Vucicevic, que es serbio y juega al fútbol; Mariano Hood, que es argentino y juega al tenis; Giulio Zardo, que es canadiense y practica el bobsleigh, y Zach Lund, que es norteamericano y se lanza boca abajo, cabeza por delante, en trineos?

Dos cosas: tienen problemas de alopecia y han dado positivo en controles antidopaje, por lo que han sido sancionados.

Los cinco son víctimas confesas y, según alegan ellos, inocentes de Propecia, unas pastillas que tienen dos efectos visibles sobre el organismo: evitan el agrandamiento de la próstata y, simultáneamente, la caída del cabello.

Pero la finasterida, que así se llama el principio activo de Propecia, un fármaco superventas, tiene también consecuencias invisibles, si no media un análisis de orina para detectarlas, y no son precisamente el descenso de la líbido y la cantidad de semen producida o las dificultades para la erección, detalles de los que se avisa en el prospecto, sino dos problemas analíticos.

Propecia es un producto que enmascara los esteroides anabolizantes...

... sin embargo, a la vez les quita poder, por lo que su uso no sería lógico

El primero, que afecta a todos los hombres, es que su consumo puede enmascarar uno de los marcadores del cáncer de próstata. El segundo, que sólo afecta a los deportistas, es que el uso de finasterida puede causar a los laboratorios importantes problemas para la interpretación del perfil de esteroides, que desarrollan un papel importante en los controles antidopaje, y también puede complicar e incluso evitar la detección de ciertas sustancias prohibidas, como la testosterona o la nandrolona.

Por esta última razón, y a instancias de los laboratorios antidopaje, que llevaban años advirtiendo del potencial enmascarador de los inhibidores de la enzima 5-alfa-reductasa, que eso es lo que es la finasterida, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), presta a no dejarse en ningún momento comer el terreno por el frente tramposo, decidió incluir Propecia en la lista de sustancias prohibidas que entró en vigor en enero de 2005.

"No", alega Jordi Segura, director del laboratorio antidopaje de Barcelona; "no teníamos indicios, ni siquiera anecdóticos, de que hubiera un uso extendido de Propecia como enmascarador del consumo de esteroides anabolizantes. Y, de hecho, hasta que se prohibió su consumo no se puso a punto un método de detección y no se empezó a buscar en la orina de los deportistas. Llevábamos tiempo advirtiendo de las características de la sustancia, pero ningún producto de gran consumo la contenía hasta que se extendió el uso de Propecia. Por eso se prohibió".

"Pero hay un par de problemas que no ha tenido en cuenta la AMA", precisa un médico deportivo español; "el primero es que no advirtió a los deportistas con claridad de la prohibición de Propecia. De hecho, yo vi que uno de mis deportistas llevaba en su neceser una caja de pastillas de Propecia. Sería en junio pasado. Le dije que cómo tomaba eso, que estaba prohibido, y él, que tiene problemas de caída de cabello desde los 17 años, me explicó que llevaba años tomándolas y que nadie le había dicho nada. Ni siquiera en el prospecto del medicamento se advertía de que da positivo en un análisis antidopaje tal como ocurre con todas las sustancias. Ese día dejó de tomarlas y todo el pelo que había ganado en los anteriores doce meses se le cayó. Y el segundo problema es que la finasterida evita que la testosterona se convierta en dihidrotestosterona, que es su forma más potente, por lo que para enmascarar el uso de anabolizantes tomas algo que quita poder a los mismos anabolizantes, lo que no encuentro muy lógico".

"En efecto, hay deportistas que no se han enterado y siguen usando Propecia para el pelo", reconoce Juan Manuel Alonso, director de la comisión antidopaje de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF); "ningún organismo especial ha hecho una campaña especial de información, pero los deportistas, aunque no sepan que finasterida es Propecia, deben consultar a su médico siempre que toman una pastilla, sea de lo que sea. Y más, de Propecia, que sólo se obtiene con receta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de enero de 2006