Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

En los estadios, sólo deporte

Antiviolencia exige medidas para evitar pancartas como la del Calderón a favor del teniente general Mena

La Comisión Antiviolencia acordó ayer instar a la Federación Española de Fútbol y a la Liga Profesional de Clubes a que adopten las medidas necesarias para evitar hechos como el del domingo en el estadio Calderón, en el que se exhibió una pancarta a favor del teniente general Mena -en arresto domiciliario tras sostener en un discurso que las Fuerzas Armadas tendrían que intervenir si algún estatuto autonómico sobrepasase los límites de la Constitución-, ya que pueden llegar a convertir un partido "en un lugar donde se diriman controversias ajenas al deporte, políticas o de otra naturaleza".

El acuerdo de Antiviolencia, en el sentido de "evitar la difusión o exhibición de mensajes o simbologías que puedan repercutir negativamente en el desarrollo de las competiciones", es el mismo que adoptó el pasado 26 de octubre como consecuencia de los hechos sucedidos en el descanso del encuentro Barcelona-Osasuna, cuando se mostraron sobre el césped del estadio Camp Nou una pancarta en favor de la promoción de la lengua catalana y un mapa en el que aparecía la Comunidad Valenciana dentro de los paisos catalans.

Por otra parte, y entre otras resoluciones, Antiviolencia ha propuesto una multa de 6.300 euros para un aficionado que profirió insultos racistas y realizó gestos obscenos hacia otros con ocasión del partido entre el Atlético y el Madrid. Una hora antes había sido expulsado del estadio Calderón por lanzar una bufanda envuelta en llamas. Asimismo, ha pedido una multa de 6.000 euros para cada uno de los otros seis que igualmente profirieron insultos racistas y realizaron gestos obscenos a otros durante el mismo encuentro.

También ha solicitado una multa de 6.000 euros a un hincha que durante el partido Zaragoza-Athletic provocó a la afición local insultando y amenazando y, tras ser expulsado del estadio de La Romareda, siguió lanzando piedras desde el exterior provocando algunos destrozos.

Para el Sevilla reclama una multa de 5.500 euros por deficiencias en el control de acceso al estadio Sánchez Pizjuán y no impedir que se introdujeran y se encendieran bengalas y botes de humo y se tiraran petardos en el partido Sevilla-Málaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de enero de 2006