Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Copa del Rey

El Barcelona no tiene piedad

Los suplentes azulgrana suman, ante un rival lastrado por un viaje muy fatigoso, la 16ª victoria

Va el Barça montado en una nube, insensible a cuanto sucede en la tierra, inmisericorde incluso con un equipo amigo como el Zamora, que pedía clemencia desde que llegó al Camp Nou una hora antes del partido por culpa de la niebla. Fatigado y somnoliento por 14 horas de viaje, el Zamora, que compite por eludir el descenso en Segunda B, se venció nada más pisar el campo que tanta ilusión le despertaba desde que se celebró el sorteo -Ezquerro marcó a los 58 segundos- ante un rival sin piedad: ya ganadores en la ida (1-3), los azulgrana sumaron ayer su 16ª victoria, cifra récord en el fútbol español. Los tantos fueron cayendo casi sin querer en la portería de Vílchez y, aunque el incombustible Puyol celebró los cuatro primeros -el capitán lleva disputados sin interrupción 34 encuentros completos-, los pocos espectadores que se juntaron en el estadio apenas sabían donde mirar.

BARCELONA 6 - ZAMORA 0

Barcelona: Jorquera; Belletti, Puyol, Motta (Jordi Gómez, m. 68), Gio; Gabri (Rodri, m. 59), Van Bommel, Iniesta; Giuly, Larsson y Ezquerro (Maxi, m. 59).

Zamora: Vilches; Alcaide, Sanmiguel, Corral, Candela; Juanfer (Omar, m. 46), Chus Herrera, Abel, Encinas; Emilio (Cristóbal, m. 68) y Diego Herrera (Ballesteros, m. 63).

Goles: 1-0. M. O.58. Ezquerro remata a puerta vacía un centro de Van Bommel desde la derecha. 2-0. M. 18. Larsson remacha un rechace de Vilches a remate de Gio. 3-0. M. 20. Larsson remata un pase de Motta mal defendido. 4-0. M. 34. Motta cabecea un saque de esquina botado por Gio. 5-0. M. 50. Van Bommel remata un centro de Giuly. 6-0. M. 79 Maxi transforma un penalti que San Miguel cometió sobre él.

Árbitro: Velasco Carballo.

Camp Nou: 16.240 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por las muertes de Manuel Meler y del ex jugador azulgrana Valle.

Ni siquiera Rijkaard hizo concesión alguna desde el equipo inicial. El entrenador no contó con ningún jugador del filial, sino que dispuso de futbolistas de la plantilla profesional, aunque forzó la alineación de Motta como libre. Atacó bien y defendio mal el italobrasileño porque no supo tirar la línea del fuera de juego y habilitó hasta por tres veces a Emilio, que se achantó ante Jorquera, imponente en el mano a mano. El delantero del Zamora se mostró tran desafortunado como Giuly, sin puntería, tan bueno en el desmarque como malo en el remate.

La rueda de cambios animó el segundo acto, sobre todo por la reaparición de Maxi López y el debut de Jordi Gómez, un volante del filial muy interesante. Maxi no paró hasta que forzó un penalti, transformado por el propio jugador en una concesión de Larsson. El nombre de los dos arietes, cuyo protagonismo crecerá próximamente en ausencia de Eto'o, convocado por Camerún para la Copa de África, fue coreado por unos aficionados sin alicientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de enero de 2006