Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Copa del Rey

Triunfo inútil de Osasuna ante el Depor

Osasuna buscó el imposible, remontar tres goles, y encontró el fracaso. Salió disparado, jugó muy bien, dispuso de ocasiones, bastantes, y también sufrió los contragolpes envenenados del Deportivo. En un primer periodo vibrante, a ambos equipos sólo les faltó el gol. Hubo ambición, inconformismo y grandes dosis de emoción, aunque más por lo tenso y vigoroso del juego que por lo plástico. La delantera inédita de Brit y Romeo, apoyados desde la segunda línea, no encontraron puerta. Sólo Miguel Flaño, tras dos rechaces, golpeó la pelota al palo. Arizmendi, unos minutos más tarde, repitió el disparo al poste tras un pase de Valerón, pareja que sin apenas compañía consiguió crear todo el peligro del equipo deportivista.

OSASUNA 2 - DEPORTIVO 1

Osasuna: Elía; Izquierdo (David López, m. 52), Cruchaga, Miguel Flaño, Clavero; Muñoz, Sosa; Ortiz, Brit (Raúl García, m. 46), Delporte (Fran Moreno, 69); y Romeo.

Deportivo: Molina; Coloccini (Manuel Pablo, m. 75), Andrade, Juanma, Capdevila; Scaloni, Duscher; Víctor (Romero, m. 62), Valerón (Sergio, m. 80), Munitis; y Arizmendi.

Goles: 0-1. M. 57. Víctor, de penalti. 1-1. M. 83. Muñoz, de penalti. 2-1. M. 95. Romeo.

Árbitro: Rubinos Pérez. Amonestó a Víctor, Juanma, Molina, Scaloni, Muñoz, Delporte, Cruchaga, Duscher, Munitis y David López. Expulsó al técnico osasunista, Javier Aguirre (m. 73).

Unos 13.000 espectadores en el estadio Reyno de Navarra, antes El Sadar.

Osasuna echó especialmente en falta la figura de Milosevic, lesionado. Brit, el jugador de la plantilla que menos minutos ha disputado, se mostró peleón e incisivo, pero carente de gol, por lo que Aguirre se decantó tras el descanso por sacar a Raúl García para ubicarlo en la mediapunta. La presión del tiempo no amilanaba al conjunto de Aguirre, pero un penalti de Cruchaga a Coloccini, por un claro agarrón, terminó por romper las esperanzas.

El objetivo de repetir la machada de la pasada temporada, cuando se perdió la final contra el Betis, se terminó de diluir. Tras un primer tiempo vibrante, el penalti de Víctor convirtió el choque en trémulo y desasosegante. Impotencia contra control. El tiempo restante se consumió entre pérdidas de tiempo y faltas tácticas, a excepción de una entrada brutal de Munitis, con todo el pescado vendido, que lesionó a Delporte y deja a Osasuna, de momento, sin interiores izquierdos. El encuentro concluyó con la expulsión de Aguirre, una agresión a un juez de línea desde la grada, un penalti marcado por Muñoz y un gol de Romeo que sirvió para ganar en el Reyno de Navarra. Eso sí, para nada,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de enero de 2006