Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo francés Alstom vende sus astilleros a la escandinava Aker Yards

El grupo industrial francés Alstom, especializado en energía, infraestructuras y transportes, ha encontrado un comprador para el 75% de su división de construcción naval -los astilleros de Atlántico, en las ciudades de Lorient y Saint Nazaire- en la sociedad escandinava AkerYards. Más tarde, a partir de 2010, el 25% restante de las acciones también será puesto en venta. AkerYards desembolsará 50 millones de euros ahora y está previsto que pague otros 125 para hacerse con el 100% de la sociedad en 2010.

Desde la primavera de 2004, momento en que Alstom recibió una ayuda gubernamental con autorización de Bruselas para reflotar la sociedad, se sabía que existía esa voluntad y obligación de venta, formulada de manera expresa por el presidente, Patrick Kron. Hace pocos meses, Kron hablaba de la "necesidad de consolidación de la industria europea de construcción naval, una industria en la que desean participar los astilleros del Atlántico".

Para que los escandinavos de AkerYards hayan aceptado hacerse con los astilleros del Atlántico, Alstom ha tenido que comprometerse a inyectar nada menos que 350 millones de euros para sanear la empresa, que en el ejercicio 2004-2005 perdió 103 millones.

En sus astilleros, Alstom emplea a 3.000 personas -el grupo cuenta con 69.000 empleados- de manera directa y el doble de manera indirecta. Los sindicatos temen que la llegada de los escandinavos suponga una reestructuración de plantilla puesto que "la cesión de acciones corresponde a una lógica estrictamente bursátil". La noticia de la venta hizo que el valor de la acción Alstom aumentase de inmediato en un 6,72%.

Los astilleros del Atlántico fueron creados en 1861 y tienen una gran reputación en la construcción de navíos destinados a cruceros de lujo. Si la de barcos de carga es hoy casi exclusivamente una industria en manos de coreanos, chinos y japoneses, el mercado del paquebote de lujo, que es fluctuante, arriesgado pero con un gran potencial de valor añadido, sigue siendo una especialidad europea, dominada por los italianos de Fincantieri seguidos por los fusionados AkerYeards y astilleros del Atlántico.

"El tener más calas nos permitirá atender con mayor rapidez a los encargos", reconocían ayer en Saint Nazaire cuyos talleres están ocupados hasta 2009 gracias al encargo del armador italiano MSC, que desea dos barcos de 1.650 camarotes. El primero de los dos gigantes de los mares, a librar en junio de 2008, navegará bajo pabellón panameño.

En Saint Nazaire también se construían petroleros o barcos dedicados al transporte de gas, pues la técnica de construcción de navíos con doble casco la dominan mejor que los gigantes mundiales del sector, los coreanos Hyundai o Daewoo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de enero de 2006