Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parque Warner tratará de salvar la crisis con un centro comercial

La empresa que gestiona Xanadú se hará cargo de nuevas instalaciones junto al complejo

El Consejo de Administración del complejo de ocio Parque Warner, del que forma parte el Gobierno regional, acordó ayer aceptar una propuesta para construir un centro comercial y dos hoteles en los terrenos que posee junto al parque, en San Martín de la Vega. La empresa Mills, que gestiona Xanadú, se hará cargo de estas nuevas instalaciones, según fuentes de la negociación. Esta oferta conlleva aumentar la edificabilidad de la parcela del 0,08% al 0,25% (360.000 metros cuadrados más), y supondrá una inyección económica para el parque recreativo y para el Ayuntamiento de San Martín.

La modificación urbanística que requiere esta nueva propuesta para salvar al Parque Warner de su crisis económica deberá ser aprobada antes por el pleno del Ayuntamiento de San Martín de la Vega. Según fuentes municipales, el Consistorio trataba anoche de convocar un pleno de urgencia para el mediodía de hoy, para conseguir un acuerdo político entre el equipo de gobierno (del PSOE) y la oposición (PP). A cambio de aceptar el acuerdo, el municipio recibirá el 10% del aumento de edificabilidad, aunque no se ha precisado si le será abonado con parcelas o con dinero en efectivo.

La propuesta plantea que en los terrenos que la empresa posee junto al parque -100 hectáreas libres calificadas de uso terciario o comercial- sea construido un centro comercial y dos hoteles, así como nuevas instalaciones del propio centro de ocio. La explotación de estas empresas de ocio correrá a cargo de la compañía estadounidense Mills, que es la que gestiona el centro comercial y de ocio Xanadú, sito en Arroyomolinos, cerca de Móstoles.

La solución acordada por el consejo de administración del Parque Warner ha sido consensuada en diversas reuniones entre la empresa gestora, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de San Martín de la Vega, según personas conocedoras del proceso. Sin embargo, una portavoz de la Consejería de Presidencia explicó que aún falta que el consejero, Francisco Granados, dé el visto bueno a esta propuesta, que todavía no ha podido analizar. "No deja de ser una entre mil", subrayó.

Granados ha reconocido en varias ocasiones que la situación económica del parque es crítica. "Como ustedes saben, hay un problema de 240 millones, aproximadamente, de deuda, que hace el parque inviable desde el punto de vista económico", aseguró en la Comisión de Presupuestos, el pasado 24 de noviembre.

A pesar de que esta temporada el parque, por primera vez desde su inauguración en abril de 2002, ha tenido unos beneficios de 1,5 millones de euros, los 240 millones de deuda acumulada suponen un lastre excesivo en la viabilidad del proyecto. El Gobierno regional tiene decidido abandonar su participación económica antes del próximo marzo, cuando comienza la nueva temporada.

Difícil venta de las acciones

Pero la difícil venta de las acciones de la Comunidad han llevado a que ésta propiciara a un acuerdo con la empresa promotora y el Ayuntamiento de San Martín de la Vega, que debe dar el visto bueno a la operación para proceder a modificar la edificabilidad de los terrenos. El gobierno municipal está en manos del Partido Socialista de Madrid, cuyo secretario general, Rafael Simancas, se ha opuesto a que se de un uso residencial a los terrenos.

Granados mantuvo el pasado noviembre, que el parque temático sólo tenía dos opciones viables. Una pasaba por dar a los terrenos un uso residencial para poder venderlos y reducir la deuda del Parque Warner. La otra opción era encontrar un socio privado dispuesto a invertir en una actividad de ocio complementaria al parque y al que se vendería ese suelo disponible, con el fin de enjugar la deuda. "De lo que se trata es de no poner más dinero público en la ampliación de capital", recalcó.

Lastre para la Comunidad

El acuerdo en marcha entre el Ayuntamiento de San Martín de la Vega, la Comunidad y la empresa gestora del Parque Warner salva una situación que se había convertido en un lastre para el Gobierno regional.

El consejero de Presidencia, Francisco Granados, es también responsable de Arpegio, la empresa pública que controla el 43,6% del capital del complejo de ocio.

Caja Madrid es el segundo accionista de referencia, con el 21,82%. El resto del accionariado lo forman Fadesa, con el 13,09%; El Corte Inglés y NH Hoteles, ambos con un 4,3%; SixFlags / Warner, con el 4%; y, el resto, en manos de ACS-Dragados (3,4%) y Necso, FCC y Ferrovial, con el 1,7% cada uno.

En 2004, este centro de ocio perdió 38 millones de euros y los accionistas tuvieron que aportar 10 millones para afrontar las nuevas inversiones. Aunque el año pasado el complejo de ocio consiguió beneficios por primera vez en su historia (1,5 millones de euros), el lastre de la deuda de 240 millones impedía su viabilidad futura.

Este parque fue un proyecto del anterior presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, que contó con una inversión de 378 millones, la promesa de crear 1.200 empleos directos y alcanzar los tres millones de visitantes anuales. Las expectativas no se han cumplido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de diciembre de 2005

Más información